The Judge's Daughter/Church on Sunday

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Greenxxday el Dom Jul 25, 2010 11:34 pm

dhkahdkjhalsdj esta cosa se pone tan buena WUB
quiero cap, aunque no quiero presionarte.... pero quiero otro cap!! xD

Greenxxday
Letterbomb
Letterbomb

Femenino Mensajes : 1474
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/05/2010
Edad : 18
Localización : Conce

http://www.fotolog.com/heroesxconss

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por roxxiie.GD el Lun Jul 26, 2010 1:12 am

CHANANANANA YO SE LO QUE VA A PASAAAAAAR LERO LERO (? RE FORRA XD

roxxiie.GD
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 22
Localización : Buenos Aires, Argentina

http://www.fotolog.com/dropxroll

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Lun Jul 26, 2010 4:06 pm

^ Qué alma cruel que tenés, Roxxie (?)
OK, después de haber leído I fought the law y haberme traumado como las mejores thanks, Amanda, hay cap (Y)
__________________________________________________________________________________________

Chapter 42: I don’t understand.

En ese momento, se abrió la puerta de la cocina repentinamente, haciendo que Mike se sobresalte. Dejó lo que estaba haciendo a un lado y se acercó hacia Rose, que era la que había entrado y conservaba una expresión de derrota y tristeza en el rostro. Se imaginaba a qué se podía deber, pero a la vez era algo imposible.
Ella no quería hablar con nadie, mucho menos con su amigo, porque sabía que después de contarle lo ocurrido le llegaría una buena reprimenda. Como si pudiera evitarlo…
– ¿Qué sucedió? – preguntó más por espontaneidad que por cualquier otra cosa.
– Yo… lo vi a Billie – soltó sin intentar siquiera mentir.
– ¿Qué? ¿Dónde? ¿Te dijo algo, o más bien… hiciste lo que debías hacer? – batalló de preguntas.
– Si te refieres a contarle lo del embarazo… – vaciló en ese momento sin saber cómo decir que no, y Mike entendió sin que fuera necesario que diga nada más.
– Esto no está bien… ¡Debes hacerlo alguna vez!
– ¡Lo sé! – dio un suspiro completamente abatida –. Lo vi recién aquí en la puerta… Pensé que había entrado a verte.
– No, no hay señales de él por aquí desde que tu hermano y tú llegaron. Es obvio por qué – repuso haciendo una mueca de desagrado. Luego guardó silencio un par de segundos –. No te estoy regañando como un padre o un hermano mayor ahora, Rose. Cualquiera te diría lo mismo, debes decirle la verdad de una vez.
– Quiero, pero no puedo hacerlo. Tengo miedo de lo que me pueda decir… No tanto por el bebé… sino por mi decisión – aclaró con un notable nudo en la garganta. Ante el comentario, su amigo se estremeció y dio un leve suspiro sin querer resignarse.
– ¿Estás segura que quieres… abortarlo? – preguntó de manera cansina para la muchacha, ya que lo habría hecho más veces de lo que esperaba.
– Sí, Mike. Yo… amaría tener un hijo, pero no en este momento y mucho menos en mi condición – contestó bajando el tono de voz.
– ¿Y por nada más piensas que es mejor no decirle? – inquirió adivinando la respuesta.
– Bueno… sí hay algo más – reconoció algo colorada.
Mike sonrió de manera triunfante, orgulloso de su manera de ver las cosas.

Matt llegaba a la casa de Mike, donde se estaba alojando, ese día después de haber ido de compras con su hermana. Ella había vuelto antes, el trato entre ambos seguía bastante cortante y distante, nada había vuelto a ser lo que era antes que todo ocurriera. Levantó su cabeza cuando estaba delante del jardín delantero, justo para divisar al muchacho que menos quería ver. A lo lejos, Billie Joe se alejaba cabizbajo, y todavía tratando de olvidar lo ocurrido hacía instantes.
Eso no era bueno. Una persona como él, tan astuta e ingeniosa, no podía andar dando vueltas alrededor de su objetivo porque sí, o eso pensaba Matt. El músico planeaba algo, por lo que se puso a pensar su próximo movimiento. Rose debía estar dentro de la casa, seguro se había cruzado con Billie. Tal vez no había pasado nada más que una mirada y algunas palabras, pero aún así, cada detalle del momento sería informado a una sola persona instantáneamente: Mike. Al darse cuenta del detalle, decidió entrar con total cautela al hogar. Su amigo estaba en casa en ese momento, por lo que imaginó que su hermana estaría hablando con él, y quería escuchar… debía escuchar.
Con movimientos cuidadosos y prácticamente mudos, atravesó la entrada y comenzó a buscar guiándose más bien por los sonidos. Varios murmullos lo guiaron hacia la cocina, de donde salía un delicioso aroma a café y por una rendija de la puerta se veían sombras. Ni siquiera se atrevió a asomarse para apoyar su oído, con estar cerca bastaba para oír perfectamente lo que hablaban dos voces: la de su amigo Mike y su hermana Rose. Estaba tan quieto que parecía estatua, todo como para que no se sienta ni su aliento al respirar.
– ¿Por qué otro motivo no puedes decirlo? – se escuchó a Mike de manera protestante.
Matt frunció el entrecejo.
– Si lo hago… él me pedirá que no lo haga, y yo no podría soportar una presión tan grande, Mike. Terminaría quedándome aquí, arriesgándome a que mi vida sea una mierda… Simplemente porque no puedo decirle que no – contestó la chica molesta consigo misma.
Matt abrió grande los ojos. ¿Su hermana quedándose a vivir en California? ¡Ni soñando! Ellos eran dos al salir de casa, y volverían siendo dos. Cuando pensaba intervenir, se detuvo al divisar a su amigo abrazar a su hermana. Todavía quería que se contestara una pregunta que daba vueltas por su cabeza, ansiosa e intrigante.
– Ahí es donde tú tienes que decidir. Yo insisto en que le digas la verdad. Lo que él te diga no tiene que influir en tus decisiones. Billie es insistente y tú débil, pero no dejes que influya en ti de esa manera – dijo tomándola de los hombros para mirarla de manera decidida.
– Tienes razón. Lo haré, se lo diré, tiene que saberlo – contestó decidida. Luego bajó el tono de voz, más intimidada –. Pero promete que estarás si te necesito…
– Eso no hace falta ni que lo pidas – replicó sonriendo –. No sé cómo podría reaccionar Billie, no habrá un “bien” o “mal” seguramente… pero no lo podrá creer.
– Y lo entiendo. Imagíname a mí diciéndole: “Billie Joe, voy a tener un hijo tuyo, pero no te preocupes, ¡lo abortaré!”. Vamos Mike, suena patético. Es obvio que no sabrá ni siquiera si estoy bromeando… Y lo peor es que es verdad.
Estas palabras helaron el corazón y cuerpo entero de Matt. ¿Había oído bien? ¿Su hermanita, de sólo quince años, embarazada de Billie Joe? Era imposible… No, no lo era. Había estado con él, quien sabe si más de una vez, sin experiencia, de manera totalmente inocente. Dentro de lo que podía haber llegado a hacer cuando se enteró, había reaccionado de una manera aceptable y entendible, teniendo en cuenta sus celos y que se estaba hablando de su hermana menor. Por eso ya no lo podía soportar. Billie le estaba destrozando la vida a Rose poco a poco, nunca permitiría que termine de hacerlo.
Todavía impactado por la rapidez con la que le llegó la información, se tambaleó hasta la puerta de entrada y allí cayó sentado a un costado. Le costaba respirar con calma, su nerviosismo se debía a que intentaba reprimir lágrimas de odio. Sus puños estaban muy apretados, tensos igual que sus labios.
Sólo cuando pudo pensar con claridad sus manos se aflojaron, sus uñas habían dejado marcas. ¿Qué podía hacer al respecto? Rose era una chica joven, demasiado para ser madre. Debía seguir estudiando, seguir una carrera y llegar a triunfar en lo que se proponía, y de esa manera, teniendo un hijo y dejando todo por un “amor pasajero”, jamás lo lograría. Él era el culpable, como siempre, todo parecía terminar en Billie Joe. Esta vez había sido suficiente, no lo dejaría pasar. La vez que lo había golpeado estaba drogado; ahora no. De manera automática se puso de pie y comenzó a correr. Mientras el viento chocaba contra su rostro, de sus ojos brotaban abundantes lágrimas dando un aspecto más débil y abatido a su cara de furia.
Se detuvo y permaneció con la cabeza agachada respirando profundamente. Agitado pero con la misma actitud de antes, se incorporó y observó el frente de la casa de Billie con los ojos entrecerrados. Sudaba en frío, como si una repentina fiebre lo hubiera afectado, y sin pensar, dio un paso… y otro… y otro más… Cada vez la velocidad aumentaba hasta que llegó corriendo a la puerta y la abrió casi derribándola.
A simple vista no había nadie, parecía que la casa estaba sola. Agudizó el oído y oyó que cerraban la canilla de la ducha, cortando el agua del baño. El joven debía estar bañándose, y abría salido al oír el golpe. Matt no lo iba a esperar, comenzó a caminar a paso firme, con su vista clavada en la puerta que ocultaba a su objetivo detrás. No pensaba en nada, sólo en dejarle ciertas cosas bien en claro, obviamente no de tan buenos modos. Lo intentaría, pero si no lograba contenerse, mataría a golpes a Billie Joe.

El agua que recorría su cuerpo empapándolo por completo lo despojaba de toda presión y tensión sufrida hacía instantes. Aún así, parecía seguir sintiendo latir desgarradoramente su corazón, al igual que había pasado cuando la tuvo a ella delante. Cuando terminó de lavarse, igual se quedó bajo el agua, con su vista fija en algún punto de la pared, pensando en todo. Había sido estúpido, debía haberse controlado para no ir a parar a la casa de Mike. Si no lo hubiera hecho, tal vez en ese momento se le hubiera hecho mucho más fácil pensar en cualquier otra cosa.
De repente, se sobresaltó al escuchar un portazo o golpe. El agua se había tornado algo más fría que antes, no lo había notado. Rápidamente, cortó el agua y se envolvió con la toalla de la cintura hacia abajo, pero no salió corriendo. Se asomó a la puerta del baño en silencio, tratando de no omitir sonido alguno, y espió por una pequeña rendija. No veía nada, sólo la puerta de entrada abierta y el corto pasillo por donde debía haber alguien o algo. Delante de él, por la misma rendija, se asomó otro ojo, provocando que grite del susto… pero la otra persona también gritó.
– ¿Matt? – musitó con el entrecejo fruncido, abriendo la puerta.
El otro joven se repuso y lo miró con odio. Sus ojos estaban colorados e hinchados, había estado llorando. Aún así, era lo único triste en el aspecto del chico; el resto de sus expresiones parecían que querían aniquilar a alguien… a él.
– Eres un maldito, Billie Joe – balbuceó con la voz afectada –. ¡Lo lograste! Arruinaste la vida de mi hermana… Debes estar muy feliz.
El guitarrista intentó decir algo, pero no sabía qué. Matt al principio parecía que lo iba a matar, pero se encontraba ahora llorando por algo de lo que él ni estaba enterado. ¿Era culpable de algo que ni siquiera sabía qué era? Sonaba raro dicho de esa manera, y lo desconcertaba totalmente.
– Matt, yo no me he vuelto a acercar a Rose, lo juro…
¿Jurar? Era verdad lo que decía, no era lo que deseaba, y era lo que se debía hacer. Esa palabra había aparecido en su vocabulario por primera vez de manera no tan correcta, pero no era hipocresía del todo, pero Matt no pensaba igual.
– ¿Y hoy? ¿No la has visto hace instantes? Eso no me importa ahora, has arruinado todo – espetó.
– ¿Sólo con verla? No fue a propósito, fue un impulso, ni siquiera me había dado cuenta que había llegado a la casa de Mike, los había olvidado a ustedes dos.
– Ese es el problema – dijo agachando la mirada.
Billie se quedó mudo, esperando que continúe. Si Matt quería alejarlo de Rose, ¿por qué le preocupaba que él se olvide de ellos? Cada vez la situación tenía menos sentido, las cosas que el joven le decía no las comprendería si no se le daba una explicación coherente. Completamente inmóvil y desconcertado, se atrevió a preguntar, debía entender todo de una vez.
– No te entiendo, Matt. ¿No querías que olvide a Rose?
– Sí que quiero, y lo harás – espetó cortante –. Pero con lo que ha sucedido, sólo te pido que estés con ella y no trates de convencerla de nada, porque sus ideas están bien claras por primera vez.
– ¡Pero no sé a qué te refieres! – exclamó cansado de todo.
Matt hizo una mueca de desagrado y suspiró. Le estresaba que supuestamente Billie Joe se haga el desentendido.

Pinhead Gunpowder ♥

Chapter 43: Don’t punish me.

– ¿Tú piensas en serio que mi hermana puede amarte? – inquirió Matt dispuesto a causar todo el daño posible sólo con palabras, para no usar la fuerza que reprimía desde que lo vio a Billie parado en frente de él.
El chico cada vez entendía menos la extraña situación, pero ante ésta pregunta en la cual nunca había pensado, decidió responder, reflexionando antes.
– Yo pienso que sí, Matt – contestó con total sinceridad –. Es que yo la amo… La amo y entonces ella también puede sentir lo mismo por mí. Igualmente estoy confundido… pero tu hermana no es sólo una más. Es ella.
– Bien, no me interesa lo que tú sientas, mi hermana no siente lo mismo – repuso fríamente.
– ¿Cómo puedes saberlo? – desafió algo intimidado por la manera en que le decía las cosas y en que le iba a responder.
– Porque si te amara te lo hubiera dicho, ¿no crees? Si te amara, hubiera mandado todo a la mierda por ti, y no lo hizo… Si te amara sería sincera contigo, y por lo que veo, hay algo que no sabes, y es muy importante – vaciló con maldad.
– ¡Dime qué es, Matt! Seguro que será todo verdad, porque siempre te agradó la relación entre Rose y yo – ironizó pasando a su lado.
Se dirigía a su habitación a vestirse, cuando la voz de Matt lo heló por completo.
– Rose está embarazada, Billie Joe, y ese hijo es tuyo.
Billie se paralizó y un frío recorrió todo su cuerpo en segundos. Se giró comenzando a sudar en frío, con la respiración dificultosa y aún así con algo de incredulidad. La boca de Matt se curvó en un intento de sonrisa, aunque estaba demasiado enojado como para lograr sonreír, y en lugar de ello sólo se pudo ver en su rostro una expresión de asco.
– No mentiría con algo así, y lo sabes porque a pesar de todo, me conoces muy bien y yo a ti. ¿Para qué crees que vine? Me acabo de enterar y… ¡Eres una mierda! – gritó empujándolo.
Aún así, Billie no podía pelear, no en ese momento. Simplemente no podía creer lo que le habían dicho, no creía lo que oía. Totalmente desconcertado, corrió a su habitación, con Matt aún gritándole. No le importaba si lo veía desnudo o no, se sacó la toalla que lo envolvía tirándola en la cama y se puso ropa lo más rápido que podía. Luego, empujó a Matt para poder pasar y se dirigió a la puerta.
– ¿Qué mierda haces? ¡Escúchame!
– Ya oí bastante de tus estupideces, Matt. Ahora quiero escucharla a ella – dijo Billie antes de cerrar la puerta con fuerza.
Comenzó a correr. Matt lo perseguía, no podía permitir que se acerque a Rose, pero de un momento a otro, lo perdió de vista. Una piedra lo había hecho tropezar, por lo que Billie ya no tenía a nadie casi tocándole las espaldas. Dobló en la misma esquina, donde estaba la típica junta de muchachos del barrio, inhalando quién sabe qué cosa. Sobre su cabeza no había estrellas esa noche, las nubes de tormenta las ocultaban amenazando con saciar la sed del caluroso verano de 1992 en Oakland. Sus zapatillas tenían los cordones desatados, si los pisaba caería de la peor manera. ¿Y a quién le importaba todo eso? Su cabeza no fabricaba ideas en ese momento, nada de eso. Delante de él no veía nada, no veía la oscura noche, ni las pocas personas extrañadas que lo veían correr como un loco. Sólo un nombre lo aturdía: Rose. Ella y lo que debía averiguar, aún estando demasiado seguro después de enterarse de la peor manera.
Prácticamente chocó con la pequeña y desprolija casa cuando se detuvo unos segundos. Sin dudarlo, empujó la puerta haciendo que se abra de manera brusca e ingresó jadeando. Comenzó a buscar por las habitaciones, desesperado. En el living, Mike dormía con la televisión prendida delante de él, roncando de manera estridente sin oír a Billie en lo más mínimo.
Él único sonido que oía (además de la televisión y los ronquidos de Mike) era agua… ¡El baño! Corrió hacia éste y antes de llegar aminoró su velocidad. Agitado, dio los últimos pasos hasta la puerta y colocó su mano en el picaporte. Suspiró y sin aguantar más, entró.
El agua de la ducha recorría la silueta que conoció perfectamente como la de Rose. Parecía como si su corazón estuviera paralizado como el resto de su cuerpo, dejando sólo su aparato respiratorio funcionar vagamente. El agua dejó de caer y se produjo un silencio.
– ¿Mike? – preguntó la temerosa voz de Rose –. ¿Hay alguien ahí?
No pudo contestar, sólo se acercó. Justo en ese momento, la chica asomó su cabeza por detrás de la cortina. Iba a gritar, pero Billie fue más rápido, y le colocó su mano en la boca deteniéndola. Al tenerla tan cerca, observando atentamente que sus ojos estaban más grandes que lo común, lo único que oía era su corazón latir desgarradoramente. Su respiración se agitó, intentaba hacer llegar más aire a sus pulmones. Sintió calor subirle a la cara, y como sus ojos se empañaban. Comenzó a sollozar, sin poder reprimir más nada. Agachó su cabeza sintiendo como ella lo tomaba en brazos, sin ninguna clase de pudor, sólo conteniéndolo sobre su hombro. La piel de la joven estaba erizada, tal vez por el frío o tal vez por la situación, pero no nacía de él abrazarla también.
– Billie…
Sólo la oyó decir su nombre, y le bastó para saber que quería una explicación. Se alejó para verla a los ojos, aún llorando, pero con una expresión de desilusión en el rostro.
– No malinterpretes la situación – dijo cortante –. Quiero que me digas la verdad.
– ¿De qué hablas? – cuestionó desconcertada.
– ¿Es verdad que estás embarazada?
Con expresión nula, a Rose le costaba asumir la pregunta. No dio pasos hacia atrás, porque Billie podría fijarse más en su cuerpo desnudo, quedando sus ojos de manera más accesible. El corto silencio había bastado, pero quería oírlo de ella, de sus labios. No tenía idea cuánto dolor lo atravesaba a él en ese momento.
– ¿Cómo…? – dejó sin formular la pregunta, no le daba la voz.
– Era verdad – musitó mordiéndose el labio y colocando sus manos en su cintura mirando a cualquier otro lado que no sea ella. Agarró una toalla y se la extendió –. Vístete y hablaremos.
– Billie, escúchame…
– ¡¿Qué tengo que escuchar?! ¿Qué otra vez te has comportado como una chiquilina odiosa e inmadura? ¿Eso, Rose? – interrumpió de manera brusca.
– Yo iba a decírtelo – sollozó tomándolo del brazo.
– “Iba a decírtelo” – repitió desviando sus ojos otra vez –, por supuesto, claro que sí. Además porque tal vez lo note cuando vengas dentro de cinco años a decirme: “Mira, Billie Joe, soy Rose, ¿me recuerdas? Y éste es tu hijo, Billie Junior, y nació después de que me alejé de ti”. ¿Estabas esperando eso?
– Yo no pensaba llegar a eso, te equivocas – musitó dolida.
Intentó mantenerse de pie, pero no pudo. Cayó de rodillas, cabizbajo y llorando delante de ella. La angustia reprimida dentro de él era tanta que no podía caber más. Rose se agachó y lo tomó entre sus brazos (ya envuelta por la toalla), también llorando pero de manera menos notoria. Él contestó al abrazo, sólo para contenerse. Lo que sentía antes lo seguía sintiendo, pero era su único apoyo entonces. Ella se alejó y lo tomó del rostro, mirándolo a los ojos. Impulsada más por lo que sentía que por lo que sucedía, lo besó intensamente, mordiendo sus labios, sintiendo tanta satisfacción como no podía haberla sentido en otro momento. Él apenas contestaba, se le hacía difícil pensar en algo, y estaba muy desconcertado.
– No… no me castigues más – musitó con sus labios todavía unidos a los de ella.
No lo oía, no quería oírlo. Quería sentir más de sus labios, las leves cosquillas de sus besos sobre su cuerpo y el calor intenso que emanaba. Le rodeó el cuello con sus brazos quedando encima de él, que estaba sujeto con una sola mano del piso, ya que la otra la sostenía de la cintura. Jadeando, alejó su rostro del de ella, desviándolo hacia su cuello. Avanzó y quedó encima de su cuerpo, sin dejarla hacer ningún movimiento. Lentamente dejó de besarla, dándole un último beso en los labios.
– Rose, cámbiate… Vístete y hablaremos – logró repetir aún así sin poder ocultar un toque de excitación en su agitada voz.
Se levantó mirándola por completo una vez más, se dio vuelta y salió del baño rápidamente. Cuando el ritmo de su respiración volvió a la normalidad, Rose secó bien su cuerpo y se vistió rápidamente. ¿Qué podía decir? Billie ya sabía la verdad, ahora debía aclarar todo de una vez, explicar la situación y lo más importante: hablar del futuro. Tal vez sus miedos eran en vano, pero debía tomar la iniciativa en todo para no caer otra vez.
Cuando estuvo lista, salió y buscó a Billie. En el living, Mike dormía en el sillón, pero la televisión ya había sido apagada. Una lucecita naranja fuera de la casa le indicó que allí estaba Billie, fumando con la vista clavada en el cielo. Tragó saliva con dificultad y se acercó.
Él no la miraba, sólo veía las espesas nubes en el cielo. Dio una última pitada y soltó el resto pisoteándolo con la punta de su zapatilla. Luego suspiró tratando de buscar las palabras adecuadas.
– Tienes razón en lo que piensas – dijo Rose especulando –. No debí ocultarte nada… Lo siento.
Su voz quebró y comenzó a llorar, pero él seguía sin mirarla; ahora movía su pie nerviosamente y con la vista clavada al piso.
– Sé que lo lamentas, Rose. Porque no me mentirías de esa manera… Y sé que ibas a decírmelo, pero debió haber sido antes – repuso Billie jugueteando con sus manos.
Agachó la mirada secando sus lágrimas sin querer dejar rastros de ellas en ningún lado, pero era inevitable que volvieran a salir. Se sentó en el suelo justo cuando se oyó un trueno en el cielo, anunciando la fuerte tormenta que se aproximaba.
Se agachó quedando a la altura de la joven y se aclaró la garganta para llamar su atención. Ella lo hizo luego de limpiar sus lágrimas otra vez.
– Tu hermano… seguro llegará aquí en cualquier momento. No sé cómo no lo hizo todavía – dijo con tranquilidad –. Vamos a hablar a otro lado.
– Pero… – limpió su cara cuanto pudo, recuperando también la voz –. Está a punto de llover, Billie. No podemos mojarnos, podemos ir adentro y nos encerramos para que Matt no pueda…
– Tú confía en mí – interrumpió levantándose y extendiendo una mano hacia ella, que la tomó y se levantó para comenzar a caminar al lado de él.
Luego de un fuerte viento que la heló por completo, Billie la rodeó con sus brazos brindándole calor con su cuerpo, y cubriéndola un poco con la campera de jean que llevaba en ese momento. Así, desaparecieron de la vista de cualquiera en la oscuridad de las calles, y unos segundos después, una leve llovizna comenzó a rociar la ciudad, alcanzando, por supuesto, las coloradas mejillas de Rose y el despeinado cabello de Billie Joe, que pensaba que no se iban a mojar por mucho más tiempo, si el lugar donde pensaba ir seguía igual que la última vez que lo había visitado.
__________________________________________________________________________________________

I walk alone ♫

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Lun Jul 26, 2010 8:14 pm

Ahora si que se pone B U E N O! , WOOT .... ya va a terminar Crying or Very sad xD

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Greenxxday el Lun Jul 26, 2010 8:15 pm

ahora ya sé en que termina DANCING BANANA

Greenxxday
Letterbomb
Letterbomb

Femenino Mensajes : 1474
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/05/2010
Edad : 18
Localización : Conce

http://www.fotolog.com/heroesxconss

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Lun Jul 26, 2010 8:18 pm

^haber... en que piensas? xD

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Lun Jul 26, 2010 10:01 pm

._.! Bueno creo que,estoy en el lado de Matt (no se porque razón me lo imagino como Christian O.o) quiere evitar que lastimen a su hermana y juro que Billie en el capitulo me parecio un hijo de puta D: en fin espero que termine bien n.n

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Lun Jul 26, 2010 10:17 pm

Es que Matt es kjasfhakjfbafa Matt WUB! xD Es medio forro también, pero es lo que cualquier hermano celoso haría D: xD
Para las que no leyeron esto antes... termina con un final... UN POCO abierto xDD Sí pueden hacer especulaciones, por supuesto, eso me gusta Rolling Eyes xD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Lun Jul 26, 2010 10:25 pm

Muy tierno Matt igual n.n y me gusta hacer especulaciones...sobre todo para flashear con Penelope en el medio de todo XD

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Lun Jul 26, 2010 10:27 pm

xDDDDD! AMANDA MATÓ A PENÉLOPE D:! [aunque no por ella BJ está en la carcel ¬¬] Es cruel 77. xD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Lun Jul 26, 2010 10:43 pm

Billie se comió a Penelope con papas Crying or Very sad

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Lun Jul 26, 2010 11:20 pm

Pero no fue queriendo, él pensó que era otra gallina, y había hecho una apuesta con Mike, y perdió, por eso comió carne, porque sino no lo habría hecho! D: (?)

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Mar Jul 27, 2010 2:49 am

^ pobre Penelope,en fin..termina todo bien entre Billie y Rose? D:

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Mar Jul 27, 2010 12:21 pm

No, porque Penelope... (?) Es que no podría contestarte esa pregunta confused Si lees lo que dice abajo del nombre del tema, dice "y su respectiva segunda parte", soooo... xD Igual, iba a dejar esta fic sin una segunda parte, y... no sé si termina bien o mal (?) depende como lo veas Smile xDD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Mar Jul 27, 2010 7:38 pm

¡FINAL! WOOT ¡FINAL! WOOT quiero church on sunday NINJA xD

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Mar Jul 27, 2010 9:45 pm

NaturalxDisaster escribió:No, porque Penelope... (?) Es que no podría contestarte esa pregunta confused Si lees lo que dice abajo del nombre del tema, dice "y su respectiva segunda parte", soooo... xD Igual, iba a dejar esta fic sin una segunda parte, y... no sé si termina bien o mal (?) depende como lo veas Smile xDD

Okay pero: INTRIGA! D:

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Mar Jul 27, 2010 10:45 pm

Oh that boy's a slag! The best you ever had... The best you ever had is just a memory and those dreams... Weren't as daft as they seem, not as daft as they seem, my love when you dream them up... Oh, where did you go? Where did you go? Where did you go...?
Ahora suena Johnny B. Goode, del señor Chuck Berry, pero hace un rato eran los Arctic Monkeys, y amo esa canción, y'know? NINJA
A aliviar intriga! (?)
__________________________________________________________________________________________

Chapter 44: I’m taking heed just for you.

Mientras caminaba, lo único que sentía Rose eran leves gotas de agua mojar su rostro y el cuerpo de Billie pegado al suyo. Levantó la vista y lo miró de reojo unos escasos segundos, y luego con rapidez volvió a fijarse en el suelo. Estaba rodeada por el brazo de él y por su campera, de manera que no se mojaba tanto. Todavía no llovía tan fuerte, pero debían apurarse antes que suceda. Debía llegar a… ¿A dónde? ¿Dónde la estaba llevando Billie? No se había percatado de ese pequeño detalle, pero no importaba. Confiaba en él plenamente, o había aprendido a hacerlo, después de todo.
Cuando por fin se detuvieron, se encontraban en las afueras de la ciudad, donde se toparon con el comienzo de un pequeño bosque, un terreno apartado que se encontraba cercado. Billie se alejó de ella y se acercó al alambrado.
– Billie, ¿qué haces? No podemos entrar ahí – dijo Rose tratando de ver lo que hacía.
– Ahora sí podemos – repuso cuando logró desenganchar algunos alambres de manera que quedó un espacio por donde pasar.
– No creo que sea buena idea – replicó dudosa, y luego se sobresaltó al sonar un fuerte trueno en el cielo.
– Vine aquí un montón de veces, y ya es cerca. Ven si no te quieres mojar – dijo atravesando el alambrado. Rose dudó unos instantes, pero luego lo siguió, pasando con ayuda de él.
En el bosque, por más pequeño que fuera, no se veía absolutamente nada más allá de los primeros árboles, pero no necesitaron demasiada luz. En un claro se podía divisar una precaria casita algo escondida entre dos árboles gigantes. Ella sonrió, parecía de cuento de hadas. Apresuraron en paso hasta que llegaron a la puerta de madera, algo mohosa debido a la antigüedad.
– Mierda, esto necesita limpieza – exclamó Billie ya adentro.
Tanteó hasta encontrar lo que buscaba. Sacó su encendedor y unos segundos después se prendió una vela. Rose cerró la puerta y luego miró a su alrededor. Era un solo ambiente, bastante pequeño, pero suficiente para que entren dos adultos, o varios niños. Ayudó a Billie a prender más velas y limpió un par de asientos para no sentarse en el suelo.
– ¿Acaso crees que no estoy preparado? – dijo al ver lo que hacía. Se acercó a un baúl que había en un rincón y sacó una gran manta que estaba doblada varias veces –. No es la primera vez que vengo… ¡Qué olor a humedad que tiene esto!
– Pero sí parece que es la primera vez después de mucho tiempo – rió ayudándolo a estirar la manta en el piso –. ¿Es tuyo todo esto?
– Desde que tengo siente años, sí – contestó sonriendo. Ella también sonrió, y luego vio cómo se ponía un poco más serio.
– ¿Hace cuánto no venías?
– Unos… diez años. Sí… tenía diez u once años cuando dejé de venir – esforzó su memoria hablando de manera algo nostálgica. Luego sonrió –. Venía con mis hermanos siempre. Papá tenía una banda y mamá trabajaba, por eso muchas veces hacíamos lo que queríamos. La íbamos a ver a ella y siempre nos daba algo a escondidas de la cocina del lugar donde trabajaba para que vengamos aquí y comamos juntos. Era gracioso, como yo era el más pequeño, ¿quién iba a imaginar que el pecoso Billie Joe escondía porciones de pastel en su mochila?
– ¡Entonces ya eres así de pequeño! – exclamó con risa. Él también rió.
– Creo que mi hermano David encontró el lugar, realmente no lo sé. Pero ha sido nuestro desde entonces, y somos los dos que más uso le hemos dado. No puedo creer que estas cosas estén aquí todavía.
Rose lo miraba sonriendo. Parecía un niño totalmente fascinado por cosas nuevas. Recorría la habitación una y otra vez con los ojos y le contaba cosas que iban llegando a su memoria cuando encontraba algún objeto de alto valor para él. Era como si aquellos recuerdos hubieran estado enterrados durante mucho tiempo.
Luego de un rato re recostó con sus manos en su nuca mirando al techo. En ese momento, llovía fuertemente y Rose, que miraba por una ventanita, tenía menos ganas de irse de allí que nunca. Se acercó a él y se recostó apoyando su cabeza sobre su pecho, rodeándolo con su brazo.
– Tenemos que hablar.
– Lo se – musitó con la voz casi apagada –. Yo ya te he dicho que pensaba decirte lo del embarazo…
– Eso no me importa ya, Rose – interrumpió dando un suspiro –. Quiero saber qué es lo que piensas hacer, o mejor dicho, lo que haremos… Yo te prometo que me haré cargo de todo, que…
– Billie, yo no quiero tener al bebé – salió de su boca de manera casi inaudible.
Aún así, él la oyó perfectamente, y se incorporó mirándola sorprendido.
– ¿Qué? ¿Por qué? – preguntó desconcertado.
– Billie, es un caso especial. No somos una pareja de recién casados que van a pasar el resto de sus vidas juntos. Tengo sólo quince años… Piensa en mis padres, ¿qué les diré? Mi hermano, mis amigos… Y yo quiero volver a Argentina algún día, pero no quiero que tú dejes de ver a tu hijo, ni yo.
Él guardó silencio unos segundos y luego suspiró. Se lo veía alterado.
– Entonces tú… lo vas a… tú sabes – trastabilló algo dolido.
– Sí, eso haré – contestó para no obligarlo a decir eso que le desagradaba.
– Si eso quieres… – murmuró tratando de ser indiferente a la situación.
Lo veía nervioso, como un completo inútil a la manera en que debía reaccionar. Parecía que también era la primera vez que le pasaba algo así, y necesitaba apoyo.
– Sólo te pido que no me hagas más difícil todo esto, porque no es algo que me agrade… Y sé que probablemente tú querías tener este hijo, pero…
– ¿Yo? – musitó interrumpiendo –. Sí, siempre yo… Yo hice que perdieras la virginidad, yo hice que pelees con tu hermano, yo te dejé embarazada y yo te amo… Rose, ¿alguna vez pensaste en todo lo que hiciste sin pensar en que yo te había influenciado? ¿Alguna vez tomaste decisiones propias? Lo primero que oí de ti distinto de mí es que no me amas… Y no es algo que me alegre demasiado.
– Eso es mentira. Tú no tienes idea de todo lo que pensé en lo que hice como mis acciones, y además eran las cosas que te proponías al fin y al cabo – espetó indignada.
– Sí, y se les dice errores cuando la culpa es mía. Vamos Rose, todo lo que hiciste fue pasarla bien y lavarte las manos…
Ante este reproche, la mano de la chica lo interrumpió, impactando en la mejilla de él con tal fuerza, que si hubiera habido más luz se habría notado lo colorada que le había dejado esa zona. Permaneció con la cara agachada, sin querer mirarla y pasando su mano por el lugar del golpe. Aún así, los gritos de ella resonaron estridentemente en sus oídos.
– Tú no sabes lo que me cuesta a mí todo esto. Saber que nada volverá a ser igual, ni contigo ni en Argentina sola. Porque si me voy, mi vida no será la de antes de conocerte, y tampoco te tendré más a mi lado, eso no lo ves, ni lo que sufro por ello. ¡Y debería decirte miles de cosas, pero no lo haré, si al fin y al cabo todo es culpa tuya SIEMPRE!
Se levantó y abrió la puerta inmediatamente. Billie la observó pensando que no se animaría a salir con ese clima, pero abrió grande los ojos al verla lanzarse afuera sin importarle nada. Se acercó rápidamente a la puerta, lleno de impotencia de no poder decirle nada, respondiendo a la última replica de la muchacha.
– ¡Vamos nena, dime todo! ¡Estoy poniendo atención sólo en ti!
Rose no le hizo caso, desapareció entre los árboles, sin importarle ni la lluvia ni lo oscura que estaba la noche. Billie, totalmente enfurecido, dio un fuerte golpe en la pared de madera, haciendo que suene en todo el lugar. Maldijo entre dientes con su cabeza apoyada en la pared y pensando qué hacer. No podía quedarse allí sin hacer nada, era demasiado tarde para dejarla andar sola bajo la tormenta, y reconocía que tal vez se había equivocado un poco con sus palabras. Volvió a pensarlo, otra vez la culpa la tenía él, y debía arrepentirse de eso. Decidió entonces salir a buscarla, pero no le pediría perdón como un idiota, sólo le ordenaría regresar.
Salió entonces, ajustando mejor su abrigo a su cuerpo. Tratando de seguir los pasos de la chica, caminaba casi corriendo. Llegó al alambrado que delimitaba el bosque, estaba levantado por donde lo había desarmado él anteriormente. Definitivamente Rose había pasado por allí y había vuelto a la ciudad. Atravesó el límite y caminó haciendo el camino que anteriormente habían hecho para llegar allí. A cada sombra que parecía ver, se detenía, cada silueta formada por sus engañosos ojos, lo hacían girar a observar mejor. Parecía que el camino era interminable.
Al girar en la esquina, a media cuadra se veía la casa de Mike: su recorrido había finalizado. Pensando en darse por vencido, se tiró en la vereda y cerró los ojos dejando que el agua de la lluvia lo recorra. Prestando atención a lo que sus oídos alcanzaban a percibir, oyó un segundo ruido además del de la lluvia: un llanto. Casi tan silencioso como un respiro, se oía el llanto que reconoció como el de Rose. Levantó su cabeza y la divisó en la oscuridad de la vereda de en frente, al lado de la casa de Mike, recostada contra un paredón. Se puso de pié y se acercó. Ella parecía no haberlo visto, estaba abrazada a sus piernas y con su cabeza oculta entre sus brazos. Se sacó su campera de jean y la colocó sobre la espalda de la chica para protegerla un poco de la lluvia a pesar de que ya estaba empapada, y a la vez haciéndole notar que estaba allí. Rose levantó la vista y al verlo la volvió a agachar, tratando de llorar más silenciosamente o de no hacerlo. Billie se mordió el labio y suspiró.
– Levántate. Vamos a casa – dijo sin mirarla.
– ¿Te molesta que esté aquí? Pues a mí no, así que es mi problema, del que tú no eres culpable, y puedes irte si es lo que quieres – farfulló con la voz afectada. Él resopló agarrándose la cabeza con la mano.
– Vamos Rose, no seas…
– “No seas chiquilina, Rose”, “no seas así, Rose”, “qué mal criada eres, Rose”. Sí, ¿sabes que sí? Soy una maldita chiquilina mimada y por eso no sé qué haces aquí aún. Por ese mismo motivo yo hago lo que puedo, porque no soy un adulto y trato de arreglármelas con este… problema, si es que se le puede decir así. Sólo quiero que me dejes hacerlo sin confundirme. No te hubieras metido con alguien como yo si hubieras sabido todo lo que te iba a hacer pasar.
Billie se quedó callado unos segundos después de que la voz de ella se apagó para volver a escucharse sus sollozos involuntarios. Se agachó luego en frente de ella y le tomó la cara con su mano derecha, mientras con la otra limpiaba las lágrimas confundidas con lluvia.
– ¿Quieres saber qué hago aquí aún? – musitó seriamente –. Estoy aquí porque no me importa que seas una chiquilina malcriada y mimada. Porque sé que es difícil aceptar que estás esperando un hijo, y que no sabes ni siquiera si lo quieres tener. Yo sigo aquí para acompañarte, porque cuentas conmigo y porque respetaré tus decisiones; porque pase lo que pase y sientas lo que sientas yo te amo, Rose… Y quiero tu felicidad.
Luego de estas palabras, la muchacha se arrojó encima de él y lo abrazó, apoyando su cabeza en su pecho. Billie acariciaba su empapado cabello largo a la vez que exhalaba un gran suspiro y con la otra mano la rodeaba por la cintura. Cerró los ojos sintiendo cada movimiento, le encantaba estar así con ella, aunque fuera en el lugar menos indicado en el momento equivocado. En tanto, Rose pensaba si decirle la verdad, si decirle cuanto lo amaba. ¿Empeoraría las cosas que empezaban a mejorar? Alejó su cabeza un poco para verlo a los ojos.
– Tu corazón late muy fuerte – comentó en un susurro.
– Suele suceder cuando estoy contigo – repuso Billie haciendo que en el rostro de ella aparezca una sonrisa de dulzura.
– Quiero oír…
Lo volvió a abrazar y luego de apoyar su cabeza sobre el pecho de él otra vez, cerró los ojos, oyendo como si fuera música para sus oídos el sentir lo desesperado que se oía. Le hacía recordar que ella también se sentía así cuando lo tenía a él cerca, sentían lo mismo, de la misma manera. Abrió los ojos y suspiró profundamente.
– Billie… te amo – salió de su boca como un susurro. Él no se movió ni reaccionó, quería seguir escuchándola o esperar que haga algo –. Te amo demasiado.
Se alejaron un tanto y ella lo miró a los ojos. La miraba confundido, sin saber cómo reaccionar, o qué debía decir. Entonces ella sonrió levemente e impactó sus labios con los de él, tomándole el rostro con ambas manos y disfrutando de cómo se sentía su boca con el sabor de la lluvia. Billie la sentía de una manera tan tierna cerca de él, sentía que nada existía, sólo ellos dos. Se sentía feliz, completo, sólo con esas palabras y con ella entre sus brazos. Se miraron a los ojos unos segundos, sin separar casi nada sus rostros, y luego él volvió a besarla apasionadamente.
De repente, se oyó el ruido de una puerta abrirse, y ellos se separaron lentamente prestando atención a lo que oían.
– ¡No me importa que llueva, Mike, saldré a buscarla! – reconocieron la voz de Matt gritar desde la casa.
– Debes irte – dijo Rose a Billie apenada.
– A la mierda con Matt…
– No, Billie Joe. No quiero problemas, quiero que estés bien – replicó seriamente. Él suspiró y agachó la cabeza –. Mañana te iré a ver, lo prometo.
– De acuerdo – dijo asintiendo. La miró unos instantes y la besó –. Te amo.
– Yo también, pero vete que ahí viene – dijo y Billie se levantó y comenzó a alejarse rápidamente, pero ella lo detuvo luego –. Hey, espera… – él se giró –. Perdona por haberte golpeado.
Le dedicó una sonrisa y luego se dio vuelta otra vez, alejándose justo cuando Matt divisó a su hermana en medio de la oscuridad y la lluvia, aparentemente sola.
__________________________________________________________________________________________

OMFG! Suena Hey Jude, voy a llorar D:! (?) Bueno, no, terminó y no lloré :')... pero empezó Christie Road D:! Y esa canción me hace pensar en muchas cosas grosas... akjfhsakjfa ya fue, me voy a hacer emo y me voy a cortar un rato T.T (?) OK, no Very Happy (?) Un cap solo y mañana subo dos más antes del final Smile

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por roxxiie.GD el Miér Jul 28, 2010 12:01 am

NAAAA NAAA NAAA NANANANAAA (? YO VOY A LLORAR EN EL CONCIERTO :3 con ese tema u.u
pasaba x)

roxxiie.GD
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 22
Localización : Buenos Aires, Argentina

http://www.fotolog.com/dropxroll

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Miér Jul 28, 2010 12:09 am

Yo también D:... en realidad, en el concierto voy a llorar con varios e.e xD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por roxxiie.GD el Miér Jul 28, 2010 12:15 am

si WHEN ITS TIME olvidate ....klsdfjfhsdjk mira no quiero pensar en el concierto q eme pongo nerviosa y despues sueño xD toy trauma ya xD vengo 2 semanas soñando con el concierto xD

roxxiie.GD
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 22
Localización : Buenos Aires, Argentina

http://www.fotolog.com/dropxroll

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Miér Jul 28, 2010 5:38 am

Solo dos capitulos para el final? Crying or Very sad D: okay gracias por aliviar mi intriga,pero ahora volvio Rolling Eyes (?

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Miér Jul 28, 2010 9:49 pm

Acá van dos caps más, y mañana el último Smile
__________________________________________________________________________________________

Chapter 45: Why on Friday?

– No va a venir, Tré – dijo amargamente a su amigo, que miraba por la ventana –. No te esfuerces en mirar.
– Para mí que algo le pasó. No pudo no haber burlado a Matt si ya lo hizo tantas veces – opinó sin darse por vencido.
Billie suspiró meneando la cabeza levemente. Esperaba a Rose desde la mañana, pero ya estaba oscureciendo y no había rastros de la joven. No sabía si enojarse o preocuparse, pensaba en las miles de posibilidades que había de lo que podía haberle pasado y en todas terminaba enojándose con su idea. Luego recordó sus palabras: “Mañana te iré a ver, lo prometo”. Rose no era de romper promesas, lo sabía mejor él que nadie, y eso hacía que todo enojo se transforme en una constante preocupación.
En un momento, a Tré se le ocurrió una idea y sonrió mirándolo de reojo. Se puso serio y aclaró su garganta aparentando indiferencia.
– ¿Sabes, Bill? ¡Qué importa si ésta chica no vino! ¡A la mierda con ella!
– ¿Por qué dices…?
– Tengo una idea mejor – interrumpió cortante –. Vamos a la casa de nuestro amigo Mike, a visitarlo a él, y pedimos pizza, tomamos algo, sin buscar a nadie más que pueda ser su huésped.
Billie lanzó una risa y se quedó pensando unos segundos.
– No veo por qué no. Hace mucho que no vamos a ver a Mike – dijo siguiéndole el juego.
Pensando en si era lo correcto o no, se levantaron de sus asientos y salieron de la casa. Y pensándolo mejor… ¿Desde cuándo estaba acostumbrado a hacer lo correcto? Sentía que esa preocupación se le pasaría ante esa sencilla solución, esperaba que así sea.
Se puso una gorra y salieron con Tré, caminando tranquilamente. Después de la lluvia pasajera, el calor había vuelto más intenso debido al vapor y la humedad de la ciudad. Era insoportable caminar por aquellas calles aún durante el atardecer, cuando el sol bajaba y se adentraba la refrescante y oscura noche. Billie se quitó su remera al igual que Tré, dejando su pecho desnudo. No sentía frío ni nada por el estilo, pero en ese momento estornudó, tal vez por haber estado bajo la lluvia la noche anterior.

– ¿Te sientes mejor? – preguntó Matt colocando su mano en la frente de su hermana.
– Te he dicho todo el día que no era necesario estar en cama. Estoy… – interrumpió su oración y luego de unos instantes estornudó dejando sus ojos cerrados –… bien.
– No seas terca, Rose. Además todavía vuelas de fiebre – repuso levantándose. Luego miró su reloj –. Ya es hora del medicamento.
– ¡No, Matt! ¡Por favor, eso es asqueroso! – exclamó poniendo cara de asco.
– Es lo que Lily me dijo que te dé, y debes tomarlo – replicó refiriéndose a su madre –. Enseguida vengo.
Rose suspiró de manera cansina y se tomó la cabeza con una mano. Su hermano salió de la habitación dejando la puerta algo abierta, en seguida estaría de vuelta. Ese estúpido resfrío había hecho que el joven esté más pesado que nunca ese día. Había llamado a su madre también, para completarla, y le había recomendado un asqueroso medicamento. A pesar de todas esas cosas, la joven no consideraba el hecho de pasar el día en cama. Su preocupación iba más allá del poco de fiebre y la tos.
No había olvidado que le había prometido a Billie visitarlo, pero no había podido ir. Su hermano la había encontrado levantada en la mañana y había notado que sus mejillas estaban más coloradas que lo normal. Así, después de varias inspecciones (ver sus ojos cansados, lo afectada que estaba su voz y termómetros), terminó en la cama. Había pasado el día allí, y no había podido ni siquiera avisar. Otra excusa más para hacerlo enojar a Billie. Cada vez que parecían estar más cerca, por un motivo u otro terminaban peleando. No era conveniente considerando el poco tiempo que les quedaba juntos.
Ya estaba oscureciendo fuera de la casa, las luces estaban prendidas por dentro al igual que los callejeros postes de luz. Al cruzarse una idea por la cabecita de la muchacha, se levantó apoyando sus pies descalzos en el suelo y caminó a la puerta. Cuidadosamente, extendió su mano para abrir más la puerta, su objetivo era uno: el teléfono situado en el living. Al encontrar su camino libre al pasillo, dio unos pasos y…
– Rose, ¿dónde vas? – preguntaron a su lado.
Se giró alterada y ya con miles de excusas en la punta de la lengua, pero para su alivio, era Mike que venía del baño.
– Mike, me asustaste… – dijo dando un suspiro.
– Qué bien, estoy reemplazando al fantasma de la casa hoy – ironizó blanqueando los ojos –. No me has contestado.
– Quería hablar por teléfono… Ahora olvídalo, mi hermano seguro llega en cualquier momento con su asqueroso medicamento – espetó molesta.
– Ah, y supongo que ibas a hablar con alguien que tu hermano no quiere que hables, si tanto lo ocultas – adivinó mirándola de forma inquisitiva.
– Me conoces tan bien. No me sorprendería que sepas con quién quiero hablar, además de que es obvio.
– Con Billie Joe, por supuesto – dijo con tono de obviedad. Ella sonrió –. Tu hermano no está.
– ¿Cómo que no está? – preguntó confundida –. Me dijo él mismo que buscaba el medicamento y volvía.
– Sí, lo sé. No había más de esa cosa que te hacía tomar, así que salió a comprar – explicó Mike a la vez que una sonrisa se dibujaba en el rostro de la chica.
– De acuerdo… Creo que no habrá problema si uso un rato el teléfono.
Mike rió y Rose corrió al living. Al llegar, se tiró en el sillón y agarró el teléfono. Marcó el número y esperó. Se oyó el tono una vez… dos veces… tres veces… contestador. Cortó dando un resoplido con enfado, y luego de unos segundos volvió a marcar. Nuevamente se oyó el tono una vez, dos veces, tres veces, y otra vez cortó. Murmuró algo así como “¿qué sucede contigo?”, y se sentó cruzada de brazos con expresión caprichosa.
De repente, vio todo oscuro. Se sobresaltó y llevó su mano a sus ojos sintiendo dos manos que los cubrían. Intentó apartarlas, pero no la dejaron, su única salida era averiguar. Sentía con el tacto, las manos y parte de los brazos, y así tanteó por detrás de ella. Al acariciar el rostro lo reconoció y sonrió levemente. Aún así, no le descubrieron la vista, sintió una respiración muy cerca de su oído y unos cálidos labios posándose en su cuello, dándole pequeños besos.
– ¿Quién soy? – oyó claramente murmurar.
Se destapó los ojos, giró levemente la cabeza sonriendo, y se abalanzó sobre Billie.
– Lamento no haber ido hoy – dijo apenada sin soltarlo.
– No te preocupes, Mike me explicó todo – la tranquilizó acariciándola –. Y de verdad tienes fiebre.
– Sí, pero hubiera ido igual – repuso con molestia. Él rió sin quitarle la vista de encima y se acercó para besarla –. No, Billie, te puedo contagiar.
– ¡Oh, qué miedo le tengo a tus gérmenes! – sobreactuó restándole importancia.
Ella sonrió y alcanzó sus labios comenzando a besarlos delicadamente. De esa manera él podía notar con más intensidad la temperatura no habitual del cuerpo de la joven, sus labios estaban más cálidos que lo común.
Cuando se separaron, él se sentó al lado de ella, sin separarse ni un centímetro. Un rato después de estar juntos, oyeron a Mike y Tré gritar desde la puerta, aunque dedujeron que sólo conversaban en voz bien alta.
– ¡Matt! – gritó Tré –. ¡Tanto tiempo!
– ¡Tu hermana está pidiendo pizza en el living, Matt! – gritó Mike.
– De acuerdo, no es necesario que griten – dijo el joven extrañado.
Al oírlos, Rose no tuvo tiempo de decir ni aconsejar nada cuando Billie ya estaba oculto detrás del sillón de en frente. Con movimientos torpes y luego de pensarlo unos segundos, tomó nuevamente el teléfono y lo llevó a su oreja. Su hermano entró justo después. Se miraron unos instantes y luego él se acercó. Tomó asiento a su lado y dejó una pequeña bolsa sobre la mesa.
– Traje la medicina – dijo por más obvio que fuese.
– Me di cuenta – repuso blanqueando los ojos. Se produjo un corto silencio luego, y ella dejó el teléfono a un lado.
– Rose, hoy en la mañana llegó el dinero que envió papá para los pasajes – anunció viendo como la expresión de su hermana cambiaba por completo –. Si consigo pasajes, el viernes nos vamos.
Rose no sabía qué decir, por un momento sólo pensó en que Billie estaba oyendo todo, y en que no quería que tal información le llegue de esa manera tan brusca como lo fue para ella.
– ¿Por qué el viernes? – fue lo único que se le ocurrió preguntar.
– Bueno… El lunes debes empezar la escuela de una vez. Y Quero que veamos a un médico por ese asunto tuyo – dijo lo último de manera muy desagradable.
– Ese asunto mío es un bebé, no es algo despreciable para que lo digas así – espetó ofendida.
– No me importa. Cuanto más rápido quedes libre de todo lo que tenga que ver con el imbécil de Billie Joe, mejor. No soporto saber que puedes llegar a tener un hijo de él.
Detrás del sillón, los puños de Billie estaban cada vez más apretados de la furia y el coraje que sentía. Debía resistir la tentación de callar a Matt a golpes, porque sería sólo para causarle problemas a Rose.
– No hables de él como si fuera tan desagradable como tú. Sabes por qué quiero hacer todo esto, y también que puedo cambiar fácilmente mi opinión.
– No te atrevas…
– ¡Entonces cierra la boca! – ordenó interrumpiéndolo –. Yo no me arrepiento de lo que hice, y pienso que la persona que algún día tenga un hijo de Billie Joe será muy feliz, porque él es una gran persona.
– ¡Entonces cásate con él si tanto lo piensas así! Es una gran basura – farfulló haciendo un gesto de desprecio.
– Pensamos distinto – replicó sin mirarlo.
Matt vaciló unos segundos dando vueltas sin cesar y luego se dirigió a la puerta.
– Tómate la medicina – ordenó antes de desaparecer.
Rose hizo un gesto imitándolo y le sacó la lengua, pero él ya no la había visto. En su lugar, Billie asomó justo su cabeza y la observó unos segundos antes de salir de su escondite por completo.
– Qué chiquilina – comentó al verla. Ella gruñó exaltada.
– Es que me saca de quicio, no lo soporto – farfulló cruzándose de brazos. Él rió.
– Ya, no te preocupes. Al fin y al cabo, harás lo que él dice, ¿no? No tiene por qué quejarse – repuso abrazándola con una expresión un poco más desanimada en el rostro. Rose lo miró apenada, pero él no la miraba a los ojos. Luego apoyó su cabeza sobre su pecho, abrazándolo con fuerza.
– Por favor, resiste todo esto – musitó cuando unas lágrimas se asomaban a sus ojos –. Yo no podría irme y arrancar lo único tuyo en mí sabiendo que sufrirás.
Billie lanzó una risa irónica y la acarició.
– Y yo no podría tenerte atrapada a mi lado si tu lo que quieres es otra cosa para tu vida. Sólo me gustaría oír que lo que harás es por tu propia voluntad, y no para hacer feliz a Matt.
De los ojos de Rose escapó una pequeña lágrima que culminó en la comisura de sus labios. Abrazó con más fuerza a Billie, cerró los ojos y se limitó a sentirlo cerca, sin pensar en que él era capaz de sufrir con tal de verla feliz.

Cagué, se me pegó la canción de El Camino Neutral

Chapter 46: You will come with me!

Era fácil que menos de una semana, unos simples días, se fueran volando cuando no querían que llegara el momento de algo. Cuando más se quiere detener el tiempo, éste se escurre con más facilidad, como intentar detener agua con las manos. Y más es así cuando se tiene una fecha y hora fija. OK, la fecha aborrecida era el 29 de agosto de 1992, y la hora era exactamente a las siete de la tarde. Aquel viernes era rechazado por algunos y ansiado por otros.
En las calurosas calles de California, Billie Joe y Rose seguían viéndose a escondidas. Les agradaba pasear por el bosque y luego pasar íntimas horas juntos en la casa de él. También existía la posibilidad de ir a la casita ubicada en las afueras de la ciudad, pero luego de haber encontrado cucarachas la segunda vez, la joven prefería esquivar el lugar y siempre terminaban yendo a otro lado. ¿La excusa para que Matt no se enterara de nada? “Rose está durmiendo, no la vayas a molestar”, decía Mike si era de noche, aunque la puerta estaba igualmente bajo llave; o sino: “está encerrada en su habitación y me pidió que nadie la moleste”, decía mientras Tré se metía en lugar de Rose y hacía algunos ruidos para que Matt no se le ocurra exigir que abra la puerta. Así se manejaban, el complot parecía perfecto por cómo estaba saliendo, pero Matt no era idiota. Sospechaba algo, y Mike se estaba dando cuenta… o tal vez simplemente era demasiado paranoico. Aunque Matt no quería hablar demasiado con su hermana, ya que el día que había llegado con los pasajes (el martes por la noche), habían vuelto a discutir cuando él dijo que “era despreciable la manera en que el estúpido de Armstrong le había lavado el cerebro”.
Eran cosas terribles a las que Rose no contestaba de ninguna manera. Estaba muy sensible, ante todo se ponía a llorar, y el nudo en el estómago que tenía parecía haberse multiplicado. Mike decía que toda mujer embarazada era más sensible e irritante durante ese período; tal vez era coincidencia, o tal vez tenía razón. Billie usualmente decía que ella ya era así de molesta para hacerla enojar. No se notaba distinta aún (“¡por suerte!”), pero, como habría dicho su madre, tenía cara de embarazada. Se negaba rotundamente a recordarlo y actuar como tal, pero aún así todos la cuidaban. Billie no fumaba cuando estaba con ella, cosa que notó que era a propósito cuando lo descubrió apagando bruscamente un cigarrillo al verla acercarse. Ni Tré ni Mike tomaban cuando se reunían, y una vez la muchacha descubrió al primero con una lata de cerveza oculta mientras comían pizza. Y Matt le preparaba comidas más saludables, sinónimo de “asquerosa”, según ella.
– A pesar de que no lo vayas a tener, debes cuidar de tu salud – decía su hermano cada vez que ella le reprochaba por la bandeja con “comida verde” que tenía en frente.
Un par de veces, además, había tenido que alejar a Billie de ella estando recostados en la cama: había querido acariciarle el vientre.
– No es encariñarme con él, es sentir lo que cualquier padre puede sentir al hacerlo – se excusaba riendo al verla enojada, y ella respondía que era lo mismo.
En otra oportunidad, Tré le había alcanzado un pequeño paquete, que contenía dos bolsitas… o lo que él llamaba “medias” a ese par de telas cocidas.
– Las tejí yo mismo – bromeó sonriendo de manera triunfante y a la vez algo paternal.
Habría sido una broma de mal gusto si hubiera venido de otra persona, pero la muchacha se echó a reír sólo con ver el par de intentos.
Aquel jueves había llegado; por la tarde casi llegando la noche, Rose salió por la ventana y se escabulló fuera de la casa. Nuevamente, nadie la había visto, y en la esquina, como habían arreglado el día anterior, Billie la esperaba dando vueltas sin cesar y jugueteando con sus pulgares. Al verla, la recibió en brazos y la besó en los labios con una sonrisa.
– ¡Qué rápido estuviste! – comentó sin separarse.
– Sí, preferí salir temprano – repuso encogida de hombros.
Comenzaron a caminar hablando de cualquier cosa, tomados de la mano sin importar los ojos curiosos y conocidos que se daban vuelta a mirar. Entre ellos estaba el señor Marvin, que volvía con el auto que Billie había tenido que recuperar luego de haberlo “pedido prestado”, y reconoció a la joven como “la hermana del amigo de Billie”. Al llegar a la casa de él, se sentaron en la puerta, uno al lado del otro, y ella apoyó su cabeza sobre su hombro.
– Te noto preocupado, Billie Joe – le dijo –. Sé que algo te sucede.
Él vaciló unos segundos, algo molesto de que haya tocado el tema, pero era mejor no ocultarle nada.
– No es preocupación…
– Pero, ¿entonces qué? Nunca tienes esa cara sólo porque sí, algo…
– Hablé con Addie – soltó de manera algo brusca desde el punto de vista de ella, que se quedó callada y se separó de él –. Sabía que reaccionarías así…
– ¿De qué manera quieres que reaccione? – refutó indignada –. Me lo dices como si fuera lo más natural del mundo, pero no lo es. Tengo entendido que no has dejado de amarla…
– Rose…
– Nunca lo oí de ti – advirtió callándolo. Luego de unos segundos de silencio, a Rose se le llenaron los ojos de lágrimas, y con amargura preguntó: – ¿Sigues enamorado de ella?
El silencio otorga. Y ante ese silencio y la mirada verde perdida en la nada, Rose se levantó y se alejó unos pasos, llorando por lo bajo.
– ¿La llamaste tú? – preguntó después.
– Eso no importa, Rose. Por algo te lo cuento, deja que te explique…
– ¿Que me expliques qué? – interrumpió furiosa –. ¿Que te querías asegurar a alguien cuando yo no esté? ¿O que lograrás reemplazarme rápidamente porque ya hay una haciendo la fila?
– ¡Sabes que no es así, que no podría reemplazarte! – respondió con enfado levantándose también.
– De acuerdo… – dijo luego –. De acuerdo… pero no me importa lo que te haya dicho.
– Me dijo que había pensado en nosotros – repuso como si no hubiera oído nada –. Sinceramente… yo también.
– Te dije que no quería saberlo – espetó girándose hacia él, había abandonado el llanto por completo –. Además, ¿para qué me lo dices? ¿Para que sepa que has dudado de lo nuestro?
– Para no ocultarte nada – objetó y luego agachó la mirada –. Y sí que he dudado, tú también lo has hecho, y sin embargo, aquí estamos…
– No sé cómo es que llegamos – agregó con una mueca irónica –. Lo peor es saber que puede llegar a terminar.
Billie se estremeció al oírla. Se aclaró la garganta tratando de simular que no había oído nada, al igual que antes.
– Te irás, eso lo sé… Pero buscaré la posibilidad de viajar, y tú puedes venir, no significa que terminemos por completo.
– ¡Pero es difícil! – protestó molesta –. Y tú bien sabes que no puedes viajar como si fuera un paseo… No quiero que dejes prioridades de lado por mí.
– Parece como si tú buscaras las excusas para decirme que no me volverás a ver – gruñó receloso.
– ¡No seas idiota! – lo calló Rose ofendida. Él se encogió de hombros y no la miró, entonces ella suspiró profundamente y lo abrazó –. Sabes bien que me gustaría poder verte todos los días…
– ¡Ja! Mejor no comento nada sobre eso – dijo blanqueando los ojos.
Rose le dirigió una mirada molesta y con el ceño fruncido. A punto de discutirle con otro comentario o planteo, se detuvo al ver que Billie ya no tenía puestos sus ojos en ella ni en cualquier otro lado que no sea fijo delante de él.

– No te olvides estos calcetines – advirtió Mike alcanzándole el par a Matt al cruzar por su habitación.
– Gracias… Eso me recuerda que en la habitación de Rose hay ropa mía, qué raro que no me la haya alcanzado – comentó extrañado.
Se encontraba haciendo las maletas para el día siguiente en su habitación, junto a Mike que en realidad se limitaba a observar. Al oírlo decir esto, al bajista se le erizó la piel.
– ¡Ahora se la pido! – avisó ya casi corriendo a la habitación de al lado.
– No, espera. Iré yo y le diré que salga… ¿Acaso no toma aire esa chica? – repuso saliendo en busca de ella. Mike se colocó delante de él, deteniéndolo –. ¿Qué está haciendo ahora, Mike? ¿Está enojada otra vez? O tal vez puso la llave a la puerta y se quedó dormida, ¿no es así, Mike?
Matt se había enfurecido totalmente. Empujó a Mike y en vez de ir a la puerta de al lado, salió afuera seguido del joven alto y delgado. Abrió la ventana de la habitación bajo llave y le mostró el interior vacío con una expresión de “no soy estúpido, ¿sabías?”.
– Por si me preguntas… No sé dónde puedan estar – se apresuró a decir atajándose, luego de unos tensos segundos.
– Pero sabías, al igual que los últimos días. Todo el tiempo supiste, tú y Tré – replicó cerrando la ventana con fuerza.
– Lo siento, Matt, pero me parece injusto de tu parte… ¡Ya se van a separar! ¿Qué más quieres? – estalló molesto.
– Maldito imbécil – murmuró entre dientes.
A pesar de que Mike estaba listo por si se le acercaba algún golpe, nada de esto ocurrió. Luego de lo último, Matt se dirigió adentro y Mike lo siguió, y cuando éste se descuidó, el otro joven salió por la puerta de atrás. No se iba a dar por vencido, y sabía que Mike podía detenerlo si se iba a buscar a Rose de manera obvia.
Caminó hacia el único lugar que se le ocurrió que podían estar: la casa de Billie. Obviamente, él no sabía nada de los paseos por el bosque, ni de la casa situada en éste, por lo que pensaba que de cada vez que su hermana había escapado, había terminado en la cama de ese idiota, cosa que no era cierta.
Cruzó un par de tranquilas calles y al llegar a una esquina, vio al señor Marvin acercarse caminando en sentido contrario. Al reconocer al hombre, que caminaba cabizbajo y con una expresión algo paranoica en el rostro, lo detuvo tocándole el hombro haciendo que dé un gran salto.
– ¡Ah! ¡T-tú! – exclamó colocando su mano en su pecho, dando un suspiro.
– Hola señor… – comenzó a decir hasta que luego se dio cuenta de que no sabía su nombre –. Hola señor – prefirió dejarla ahí –, le quiero hacer una pregunta.
– S-sí, dime – tartamudeó mirando con recelo a Matt, que era prácticamente un extraño para él.
– ¿No ha visto a mi amigo Billie Joe, su vecino, con una niña rubia de unos quince años? – inquirió con una sonrisa completamente falsa.
– Pff! ¡Todos los días! – comenzó a decir haciendo un gesto con la mano, y había sido la primera vez que Matt no lo había oído tartamudear.
– ¿Dónde están ahora? – preguntó de manera brusca y cortante, que acobardó la tranquilidad de Marvin.
– L-los vi ye-yendo a la c-casa de Bi-Billie Joe, señor – contestó achicándose. ¿Señor? A ese hombre sí que le faltaba un psicólogo.
– Gracias – dijo a modo de saludo fríamente.
Siguió su camino con más prisa que antes, y rápidamente chocó con la casa de Billie. Recorrió el lugar con la vista, y allí los vio. Discutían, o eso parecía. Su hermana le decía lo difícil que serían las cosas entre ellos a partir del día siguiente. Billie, en cambio, insistía en que todo estaría bien… ¿La hacía ilusionar o realmente quería creer eso él también? Ella se acercó y lo abrazó, pero luego de que él también lo haga, lo vio a Matt observando todo. En ese momento, Rose lo miró inquisitiva al ver que se había quedado mudo.
Matt no movía ni un músculo, miraba fijamente a Billie a los ojos, y luego se ocultó rápidamente, antes que su hermana gire a ver.
– ¿Qué sucede? – oyó que preguntó desconcertada.
– Nada… – musitó él viendo que Matt le sonreía resignado y se alejaba –. Sólo que te amo, y lo que dije recién fue una estupidez.
Aún así, Rose lo miró confundida, pero luego, él la tomó del mentón y la besó delicadamente, aferrándose a esa pequeña esperanza de que a partir de ese momento, Matt ayudara para que Rose se quede con él.
Las cosas no eran tan así igualmente. El joven que caminaba hacia la casa de Mike nuevamente, sí había cedido al fin. Seguía teniéndole resentimientos a Billie, pero entendió que su hermana lo amaba y nada podía hacer. Quedaban menos de veinticuatro horas para que salga el vuelo a Argentina. Él volvería, pero tenía que saber qué iba a ocurrir: si volverían los dos haciendo de cuenta que esas vacaciones no habían existido, o si debería resignarse a la idea de que su hermana se quede allí por siempre… Sí, estaba dispuesto a eso también, a apoyarla delante de sus padres. Si ya no la había convencido antes, menos lograría hacerlo en ese momento. La decisión quedaba enteramente en manos de Rose.
__________________________________________________________________________________________

Tengo un anuncio que hacer! (?) En realidad, sólo me gustaría que lean algo de mi blog, es sobre algo que empecé a escribir, y bueno, si quieren leer y comentar, y probablemente sea lo que suba después de terminar Having A Blast, si es que la sigo, y At Your Funeral podría subirla acá... En fin, para leer sobre eso, clic acá Smile Desde ya, muchas gracias (?) xD
Mañana [o cuando sea] subo el último cap de ésto Smile

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por roxxiie.GD el Miér Jul 28, 2010 10:22 pm

tuuuuuuu foto de tu blogg*_* apenas la vi dije "ay qe linda" xD jaja ♥ no desespero xD

roxxiie.GD
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 22
Localización : Buenos Aires, Argentina

http://www.fotolog.com/dropxroll

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Miér Jul 28, 2010 10:31 pm

^ :$ gracias n.n ♥ xDDD igual ahora estoy en proceso de escribir El Camino, pero ayer adelanté bastante de HAB, aunque no llegué a terminar el capítulo confused xd

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por roxxiie.GD el Miér Jul 28, 2010 10:59 pm

aaah confused bueno pero mientras estoy entretenida con yesterday xD

roxxiie.GD
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 22
Localización : Buenos Aires, Argentina

http://www.fotolog.com/dropxroll

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Miér Jul 28, 2010 11:12 pm

Terminé de pasarlo! voy a seguir con HAB después de comer xDD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Jue Jul 29, 2010 6:39 pm

Es el final... mi amiiiigo es el final ♫ Extrañas cosas pasan! ♫ (?)
__________________________________________________________________________________________

Chapter 47: She.

Viernes. Cuando despertó aquel día, recordar su nombre parecía una mala palabra. Pensaba (o trataba de hacerlo) en que haría de cuenta que esas horas no transcurrirían nunca. Viernes, ahora siempre es viernes… Rose no quería abrir los ojos y encontrarse con esa sucia realidad. Había logrado dormir, aunque no podía evitarlo más, despegó sus párpados y pestañeó varias veces hasta divisar bien claro el techo de la habitación. Miró el reloj que marcaba las ocho de la mañana en punto, demasiado temprano para lo que acostumbraba. Aún así, se sentó en el borde de la cama, se estiró dando un bostezo y permaneció allí unos minutos con una expresión nula en el rostro. Dirigió sus ojos hacia la ventana, por la cual se colaban los primeros rayos del cálido sol de la mañana, y que dejaba a la vista pocos aspectos del barrio.
Cansada de estar pensando siempre en el avión de la tarde (había estado haciéndolo desde que tuvo fecha y hora el vuelo), se levantó y se cambió la ropa, archivando su pijama ya en su bolso. Luego bajó a desayunar aunque carecía de apetito más que ninguna otra vez, pero al ver un budín de chocolate que había comprado su hermano, se tentó. Permanecía en silencio mientras comía con la vista fija en el suelo, al igual que Mike y Matt, sólo que ellos se dirigían miradas de reojos de vez en cuando.
De repente tocaron el timbre, todos se miraron y casi instantáneamente Mike se levantó a abrir. No parecía sorprendido en absoluto. Rose arqueó una ceja y miró de reojo a su hermano, que se hacía el desentendido dando un sorbo a su café. Cuando le estaba por preguntar muerta de curiosidad, Mike volvió a la cocina dejándola muda, incluso con la boca abierta.
– Rose, te buscan – anunció tomando asiento otra vez.
– ¿Cómo dices? – soltó sin dar crédito a sus oídos.
Miró a Mike, luego a Matt, y luego otra vez a Mike. Comprendió que no volvería a decir nada, así que se levantó y se encaminó a la puerta. La voz de su hermano la detuvo cuando pasó a su lado.
– Te quiero aquí en seguida – dijo como única orden.
¿De qué hablaba? Sin intentar preguntar, salió de la habitación. Al llegar a la puerta, divisó de espaldas una inconfundible gorra para atrás sobre la cabeza de un muchacho de estatura mediana. Sonriendo de oreja a oreja, corrió y se colgó del cuello del joven subiendo sobre su espalda y casi haciéndolo caer. Al bajarla vio que él también sonreía. La tomó de la cintura y luego Rose sintió los labios de Billie tocando los suyos.
– Qué sorpresa – murmuró separándose un tanto.
– No debería sorprenderte, ¿piensas que te ibas a ir sin volver a verme? – repuso Billie. Ella lo besó nuevamente –. Rose, seré directo contigo…
– ¿Qué sucede? – inquirió separándose un poco más.
– Quiero que vengas conmigo, te llevaré a un lugar que te encantará – contestó animadamente.
– No creo que Matt…
– Matt ya lo sabe –interrumpió con una sonrisa triunfante. Rose lo miró totalmente sorprendida.
– ¿Cómo que lo sabe?
– Luego te explico, ve a buscar tu traje de baño y una toalla. Yo tengo el resto – dio a modo de respuesta.
Por más que intentó sacarle algo a Billie, éste hizo caso omiso a todas sus preguntas y comentarios, por lo que le quedó una única opción: obedecer. Guardó en su mochila una toalla y una muda de ropa, ya que llevaría su traje de baño puesto por debajo de la ropa. Al salir, corrió hacia el comedor, pero ni su hermano ni Mike estaban allí en ese momento, por lo que volvió con Billie. Al verla de nuevo, sonrió y la abrazó por la cintura comenzando a caminar. Rose observaba cada movimiento de su acompañante, como esperando algo extraordinario o vigilando algo peligroso. Pensó en un momento en preguntar por la casa del bosque, pero se contuvo deduciendo que él no la volvería a llevar allí, sería algo tonto. No se dirigían a su casa, ni a la de Tré, así que estaba totalmente perdida. Subieron a un taxi y no llegó a oír ni siquiera a dónde le decía al taxista que iban. Viajaban en silencio, de vez en cuando él intercambiaba palabras con el conductor, pero no tanto. Ella parecía resignada a que no conseguiría sacarle nada, y en el largo viaje que estuvo en el auto permaneció casi muda. Sólo de vez en cuando miraba a Billie y él la acariciaba o le robaba un beso, era él único que parecía animado.
Cuando el vehículo por fin se detuvo, ambos bajaron y una brisa fresca y un poco más fuerte de lo común les llegó a la cara. La calle terminaba allí, y eso se debía a que el resto delante de ellos era arena, y mucho más allá a lo lejos, el mar. Algo tomada por sorpresa, completamente en realidad, sintió que los dedos de Billie entrelazaban los suyos y la hacían avanzar. Antes de seguir se cambió el calzado para poder caminar sin problemas en la arena y siguieron. Precisamente ese lugar no estaba abarrotado de gente, es más, no se veía ni parecía haber nadie a kilómetros.
Al llegar a la orilla del mar, el agua fresca envolvió sus pies, ella levantó la mirada y sonrió levemente. Luego lo miró a Billie, que ya se había sacado su remera y la llevaba colgada al hombro.
– Sorpresa – dijo sonriendo y haciendo un gesto con las manos. Rose rió, se acercó a besarlo y luego él se separó un tanto –. Oye… No es justo, se suponía que yo debía ayudarte a ponerte el traje de baño… En el agua, para que nadie te vea – agregó lo último con una sonrisa maliciosa.
– Veo que tenías todo bien planeado, ¿no? – mencionó ella frunciendo la boca.
– Algo así – contestó con risa y la volvió a besar.
Pasaron el resto de la mañana en el agua, sólo ellos dos y sin nadie que interrumpa. Salieron a comer algunas de las cosas que traía Billie en la mochila ya pasado el mediodía, hasta que pronto no quedó nada. Luego salieron a caminar costeando el mar, en completo silencio, un silencio que era roto sólo por las olas y el viento. Él se entretenía fácil con cualquier cosa, en el agua salpicándola a ella, en la playa descubriendo caracoles o en la sombra de los más cercanos médanos que formaban pequeñas cuevas en ellos. Se tiraron en la arena luego de casi una hora de caminar. Ninguno decía nada, mucho menos Rose, que al imaginarse la hora que era, se le formaba un pesado nudo en el estómago. Billie lo sabía, por lo que tampoco decía nada y se sumía solo en sus pensamientos y en una idea que daba vueltas en su cabeza de manera insistente.
En un momento, le acarició a Rose el vientre desnudo. Volvía a hacerlo por más que sabía que era algo que ella detestaba, pero no iba a apartarlo ladrándole como una perra furiosa. En cambio, lo miró sin contar que se encontraría con sus tristes ojos verdes y que no podría apartar su mirada otra vez. Billie suspiró intentando hacer pasar sus nervios y angustia por alto.
– No lo hagas – musitó casi sin poder hacerlo. Ella lo miró sin entender, frunciendo el entrecejo –. No abortes este bebé.
– ¿De qué hablas? – salió de su boca de forma brusca. Al darse cuenta, suspiró apenada –. Pensé que lo habías entendido, Billie…
– Rose, Matt me dijo que no se interpondría – exclamó como si fuera la solución a todo –. Quédate conmigo, él no te dirá nada. Quédate y termina de estudiar aquí. Vivirás conmigo, yo trabajaré, estudiaré si es necesario. Puedes visitar a tus padres Rose, formaremos una familia. Ya no pienses en lo que él quiere, no pienses en lo que dejará conformes a los demás, y has tú lo que sientas. Cambia eso de ti, hazlo y también daré por cumplida una meta.
La muchacha se limitaba a mirarlo sorprendida. Eran demasiadas cosas en qué pensar y en muy poco tiempo, sin opiniones ni ayuda. Estaba sola y debía contestar a aquella tentadora propuesta. Billie apartó su vista de ella y se abrazó las rodillas al cuerpo.
– Lo has logrado, Billie Joe – musitó haciendo que él la mire de repente –. Sé que es algo que te molestaba de mí, que no tome decisiones sin pensar en los demás… Sí, ahora lo noto.
– Entonces tú…
– Billie, hoy en la tarde volveré a Argentina, con mis padres – completó la oración que había dejado sin terminar.
– ¿Qué? – salió de su boca creyendo haber oído mal.
– No es por Matt – se apresuró a decir al ver las miles de cosas que se asomaban a la boca de él para salir –. No, él no es. Billie, yo creo que todo esto que pasó me enseñó mucho. Tú me enseñaste una manera de vivir y convivir con otra persona muy especial y distinta. Llegué siendo una chiquilina, y no me voy siendo madura, sólo me voy con más experiencia. Matt me entendió, yo ya lo entendí a él, y sin embargo podría quedarme ahora… Pero pensando en todo, en mí y el resto de mi vida, creo que realmente lo que deseo es volver, y sí, suena egoísta –. El rostro de Billie demostraba pena y dolor con cada palabra que decía. Ella se acercó y lo tomó del rostro –. Yo… yo te amo, Billie. Pero es lo que deseo y será difícil… Ponte en mi lugar, ¿tú dejarías California por mí? – Él no contestó y clavó sus ojos en el suelo, reprimiendo lágrimas. Rose besó levemente sus labios –. Lo lograste…
Lo logró. Gracias a todo lo sucedido, aquella niña tenía bien claro lo que quería para su vida. Se meta era una sola: triunfar, y otra de las cosas que tenía en común con Billie.
Cerca de las cuatro de la tarde, estaban de regreso. Aunque habían vuelto en taxi también, Rose quiso bajar antes y caminar con él las próximas cuadras a solas. Trataba de animarlo, pero él permanecía más serio que nunca, ni enojado ni triste, simplemente dejando volar sus pensamientos, preparándose para todo. Un delicioso perfume a flores llegó envolviendo el aire, dando una sensación de frescura a aquel día caluroso. Al pasar por un jardín muy bien cuidado, Rose suspiró profundamente y se acercó al alambrado que la separaba de miles de flores de todos los colores y tamaños, algo realmente hermoso.
No me olvides – oyó que murmuraba Billie.
Lo miró extrañada mientras él estiraba la mano a través del alambrado y arrancaba una flor. Se acercó a ella con una pequeña flor azul y extraña, pero realmente hermosa, y se la colocó en el cabello delicadamente.
– Se llama Nomeolvides – explicó viéndola sonreír –. Mamá tenía una planta de ellas… por lo menos cuando se dedicaba más a su jardín; como habrás observado, ya no lo hace con frecuencia.
– Es hermosa – musitó sin desviar sus ojos de los de Billie.
– Igual que tú.

– ¿Cómo que Billie se ha ido? – inquirió con decepción.
– Entiéndelo, Rose, se lo veía mal – repuso Mike apenado.
Ella seguía sin comprender, estaban a punto de salir para el aeropuerto con Matt, y Billie se había ido. ¿Por qué era tan terco? No entendería nunca su decisión, pero a ella le hubiera gustado verlo una vez más. Sostenía la flor en sus manos como su más preciado tesoro, y en la otra con el puño prácticamente cerrado, un papel.
Matt llegó a su lado y fue cuando abrazó con fuerza a Mike, más fuerte de lo que lo había hecho nunca. Al separarse se secó las lágrimas con rapidez, pero no logró fingir ninguna sonrisa. Se giró hacia Tré, que había llegado justo a tiempo, y lo abrazó también, escapándose una risita cuando él le comentó algo al oído. Al verle la cara, vio que igualmente se le hacía más difícil bromear. El taxi había llegado, subieron las cosas y marcharon. Miró hacia atrás saludando con la mano a los dos jóvenes… Hasta que el auto dobló en una esquina y no los vio más.
Estar esperando el avión aquella tarde era desesperante, por más que no faltaba demasiado tiempo. Luego de quince minutos (¿quince? ¡Habían parecido horas!), anunciaron el vuelo de ellos por el parlante, así que se levantaron, cada uno con una mochila al hombro, y avanzaron para abordar. ¿Por qué Billie no estaba? Buscar su rostro entre toda la multitud se le hacía inevitable, al igual que las lágrimas que caían de sus ojos. Al llegar a la puerta, agachó la cabeza resignada, y se limitó a llorar en silencio.
– ¡Rose! – gritaba su mente de manera desesperada. ¿Por qué jugaba con ella de esa manera? –. ¡Rose, espera!
Cada vez sonaba más desesperada aquella voz en su cabeza, prestó atención y se giró convenciéndose de que no era ningún truco. A lo lejos, se asomaba la cabeza de Billie Joe entre la multitud. Sin previo aviso, comenzó a correr, empujando cientos de personas de las que no le importaba en lo más mínimo lo que le gritaban. Se abalanzó sobre él, por fin colgada de su cuello mientras él la levantaba de la cintura. Matt se había quedado esperando al lado de la puerta, sin siquiera observar la escena.
– Me faltabas tú – sollozó sin soltarlo.
– Y yo pensé en intentar sobrevivir sin ti un rato – dijo acariciándola –. Como ves, no pude… No sé cómo será el resto de mi vida.
– Te voy a extrañar – musitó tristemente. Él suspiró.
– No me olvides…
– Nunca – dijo con la voz afectada.
Lo besó queriendo que nunca acabe ese momento, grabándolo en su memoria con detenimiento, cada sensación y movimiento, todo perfecto. Oyó que su hermano la llamaba, y otra vez fue una de las veces en que deseó matarlo. Se separaron y se miraron por última vez de pies a cabeza. Antes de irse, ella le tomó las manos.
– Eso que te decía Tré (me enteré por Mike), era que eres una mierda para hablar castellano… Debe haber sido divertido – agregó con risa. Él la miró con una mezcla de sorpresa y molestia, pero luego sonrió.
Lo besó en los labios una vez más y dio unos pasos hacia atrás sin quitarle la vista de encima, para luego alejarse de una vez.
– Te amo – y luego de musitar esto, ella se alejó –. Ro-Rose, espera, te has olvidado… éste papel…
Pero ella ya no estaba. En su mano había dejado una hoja de papel doblada. La vio desaparecer entre la multitud, luego de comenzar a caminar, sólo una vez se había vuelto a girar para verlo. El resto del trayecto, sólo su cabellera rubia bailaba de un lado a otro, a pesar de que no caminaba tan rápido. Luego un hombre se cruzó ocultándola, y ya no estaba cuando se apartó.
Se quedó parado allí hasta que oyó que el avión había despegado por el parlante, dio media vuelta y alcanzó a sentarse en los primeros asientos que vio, abollando el trozo de papel en su puño con fuerza involuntaria. Desdobló la arrugada hoja y se dio cuenta que era del cuaderno que solía tener ella, varias veces la había descubierto escribiendo en él. Era la letra de una canción, y había una pequeña nota arriba:
“A pesar de todo, gracias por poner atención sólo en mí cuando no debiste hacerlo. Nunca dejaría que abandones todo por mí, por eso ahora sólo puedo desearte suerte, todo lo que te propongas, lo lograrás Billie Joe. Atentamente, Rose.”
Era tan obstinada, terca, y aún así la amaba. Desvió su vista unos segundos, reprimiendo los deseos que tenía de abollar ese papel y tirarlo al suelo, pero recordó que debía seguir leyendo. Si le había escrito algo a él, sabía que ella también merecía que él le escriba algo. No tardó en lanzarse a componer.

Scream at me until my eras bleed, I’m taking heed just for you –. Terminó de decir esto, y los tres dejaron de tocar para ser aturdidos totalmente por cientos de personas, aunque casi al instante, antes de todos esos gritos, Billie murmuró: – Bye.
Green Day salió del escenario.
Menos de semanas tenía aquella gira, menos de un año tenía ese CD tan asquerosamente exitoso, y casi dos años tenía el papel que Billie llevaba en el bolsillo. Había terminado con esa canción aquel concierto, canción que apreciaba tanto como la letra que llevaba escrita por otra persona, que lo acompañaba a todas sus giras, y que pensaba en guardar definitivamente para que no se arruine más de lo que estaba. Y de ella nunca más había vuelto a saber… La única diferencia entre aquel recital que había terminado con algo preciado, y su experiencia vivida en aquel invierno (o verano) del ’92, era que recitales le quedaban miles por delante… Ojala hubiera podido repetir aquellos meses miles de veces más.

Pude abrir los ojos. Ya no quería seguir durmiendo, no más. Me sentía horrible, sudada, con el corazón tan acelerado que parecía que iba a darme un ataque. Suspiré profundamente cuando vi que estaba en mi cama. Recién entonces sentí frío. Una brisa recorrió la habitación y a mí, que estaba en camisón de mangas cortas, se me erizó la piel. Aunque luego de unos segundos entendí que había sido un escalofrío al recordar lo que había soñado. Me levanté lentamente y me dirigí a cerrar la ventana. El viento que entraba por ésta era el que congelaba la habitación, y sin embargo, no me importaba sentir frío o no. Me quedé apoyada a la ventana, viendo hacia fuera, a las casas de los vecinos más cercanos del barrio. Luego dirigí mi mirada al cielo, mientras tomaba mi cabello me lo acomodaba hacia el costado derecho de mi cara. La noche era hermosa. Nada comparada con las otras noches de invierno, donde el cielo estaba nublado usualmente, al igual que durante los días que eran casi todos grises. Ésta vez no. Las estrellas se veían con tal claridad, tan brillantes, y el cielo estaba tan lleno de ellas… Recordé cuando él quiso contarlas y me sonreí. Sí, se parecía mucho a aquella noche en California. Y la luna brillaba también, estaba tan grande y redonda como nunca creí que había estado. Sentí una sensación extraña, y se me ocurrió preguntarme si él estaría viendo el cielo en ese momento también. Era tonto, porque después de tanto tiempo, ya no tenía mi mente tan centrada en lo que había sucedido, pero el sueño que había tenido esa noche me hizo que me den unas cuantas sensaciones de nostalgia. Suspiré otra vez. Ya no había nada por hacer. Sólo había sido un momento, y hasta llegué a sentir que dejaba de lado nuevamente todo recuerdo que tenga que ver con eso. Me había obligado a olvidar, y al parecer era difícil acostumbrarme a mí misma a hacerlo aunque sea por unos minutos. El reloj de la pared de mi habitación daba cerca de las dos de la madrugada… Por un lado, era una suerte haberme despertado, ya que si no lo hacía sola, mi alarma de madrugada me despertaría de todas formas. Entonces volví a sonreír. Volví a mi cama para intentar dormir de nuevo y no quitarle esos privilegios a mi alarma, y disponiéndome a intentar quitarme el nombre de él de mi cabeza otra vez. Di vueltas durante un rato, y no lo soporté más. Acerqué un grabador a mi cama y busqué un CD. Me volví a recostar, con Dookie sonando sólo para que yo lo escuche. No podía, volvía a intentarlo, pero escuchándolo no iba a olvidarlo… Billie Joe no podía alejarse de mi mente, era estúpido intentarlo mientras lo escuchaba cantar para mí. Pero seguí con esa tontería, que disfrutaba a pesar de todo, tarareando las canciones, o cantándolas, deteniéndome a escuchar su voz con atención, y a pensar en todo lo demás… Estuve así hasta que comenzó a sonar She, y entonces, me vi obligada a levantarme cuando solicitaron mi atención.

Fin.
__________________________________________________________________________________________

Qué decir? Gracias a los que leyeron :') xD A los que simulaban leer Renacuajo :'), a mis dos lectoras favoritas que deberían haber tenido las dos el premio de mejor lectora [Scattie, vos también :') xD], a las que ya lo habían leído antes y lo volvieron a leer Smile Y a las que se aguantaron las ganas de contar el final, y presumían su conocimiento constantemente Roxxie xD!. Por favor, no me peguen :') xDD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Whatsernamee el Jue Jul 29, 2010 7:38 pm

Mori por el final Celes Crying or Very sad AME ESTA FIC! WUB

EDIT: Me encanta el banner de tu blog Celesita n.n

Whatsernamee
Redundant
Redundant

Femenino Mensajes : 13486
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 19
Localización : Buenos Aires,Argentina

http://twitter.com/Heroesxcons

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Jue Jul 29, 2010 7:55 pm

dasdsadada Gracias por las palabras Laughing , y TERMINO!!! WOOT por más perra que haya sido Rose igual...dasdasda ya mejor no hablo porque me pegarán y quiero church on sunday D:! xD

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por roxxiie.GD el Jue Jul 29, 2010 8:07 pm

dale no seas maaala celes (?) publicales church on sunday o lo subo a mediafire y se lo descargan las niniaaas ♥ jajaja re metida (:
yo te amo celes tu sabes ♥

roxxiie.GD
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 22
Localización : Buenos Aires, Argentina

http://www.fotolog.com/dropxroll

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Jue Jul 29, 2010 8:42 pm

Whatsernamee escribió:Mori por el final Celes Crying or Very sad AME ESTA FIC! WUB

EDIT: Me encanta el banner de tu blog Celesita n.n

Gracias n.n [en un principio dudé en ponerlo porque... bueno, nunca puse fotos mías ni en mi blog, flog, ni nada de eso xD Sólo la foto de perfil de fb, y estoy con mi prima, sooo (R) xD] Lo importante es el cartel del fondo! (I) xDDD

Scattered.Pictures escribió:dasdsadada Gracias por las palabras Laughing , y TERMINO!!! WOOT por más perra que haya sido Rose igual...dasdasda ya mejor no hablo porque me pegarán y quiero church on sunday D:! xD

Si fue perra, ella DEBÍA haberse quedado! :M TEAM BILLIE! (?

roxxiie.GD escribió:dale no seas maaala celes (?) publicales church on sunday o lo subo a mediafire y se lo descargan las niniaaas ♥ jajaja re metida (:
yo te amo celes tu sabes ♥

Cierto que vos la tenés en word e.e xDDD la otra vez estaba borrando documentos y mandé a la papelera un montón que decían "chapter xx para Roxxie" xDDD! En cualquier momento la voy a empezar, tengo que hacer el mini-banner que siempre pongo al principio, y eso NINJA xd

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Greenxxday el Jue Jul 29, 2010 8:49 pm

yo no la habia leído antes, solo el principio y la leí aqui, pero como algunas personas presumían que se sabian el final me piqué y lo lei en tu fotolog xDD asique ya sabia el final :B por sierto, amé la fic y ya empecé a leer church on sunday, subelo aqui! WOOT amo como escribes WUB aparte que no puedo vivir sin leer una fic, preguntale a Scattie xDD

Greenxxday
Letterbomb
Letterbomb

Femenino Mensajes : 1474
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/05/2010
Edad : 18
Localización : Conce

http://www.fotolog.com/heroesxconss

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Jue Jul 29, 2010 9:01 pm

^ Cool, más lectores Cool (?) xDDD jajaj en realidad, Scattie la había leído... Roxxie, obviamente Rolling Eyes xD y Whatser creo que no? confused no me acuerdo xD después no tengo más lectores, creo que alguien más me dijo que lo estaba leyendo, pero en fin xD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Jue Jul 29, 2010 9:08 pm

Soy testigo de lo obsesiva-compulsiva que es la Caro con los fics xDD!! es traficante de fics NINJA xDDD!!. Yeah! Laughing , mi ya lo había leido, incognitamente porque yo te conoci por church on sunday Smile

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Jue Jul 29, 2010 9:34 pm

Sos de las que se puso al día para poder leer Church on Sunday y entender ciertas cosas? xd Sé que un par hicieron eso... me dio miedo la velocidad con la que la terminaron e.e xDDD

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Camilaa el Vie Jul 30, 2010 12:03 am

mañana que salgo temprano del colegio la leer porque me atrase demasiado, amo esta fic Laughing

Camilaa
Pedestrian
Pedestrian

Femenino Mensajes : 1225
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 21
Localización : Santiago

http://www.facebook.com/#!/CamilaIdiot

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Vie Jul 30, 2010 7:55 pm

NaturalxDisaster escribió:Sos de las que se puso al día para poder leer Church on Sunday y entender ciertas cosas? xd Sé que un par hicieron eso... me dio miedo la velocidad con la que la terminaron e.e xDDD
Mo le tengas miedo a una niña rara como yo D:! xDD!!... si... yo tuve que leerme el judge's completitoxD, pero sirvio(? xD. ademas aproveche de leer los otros fics tuyos NINJA xD

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Greenxxday el Vie Jul 30, 2010 8:06 pm

la primera fic de Celes que leí fue Scattered, despues leí los otros (todos incognitamente, claro) y empece a leer the judge's daughter pero no segui, y la empece a leer aqui Smile

Greenxxday
Letterbomb
Letterbomb

Femenino Mensajes : 1474
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/05/2010
Edad : 18
Localización : Conce

http://www.fotolog.com/heroesxconss

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Scattered.Pictures el Vie Jul 30, 2010 8:17 pm

dasdassa por eso te dio traficante Laughing xDD!!. Church Crying or Very sad xD

Scattered.Pictures
Peacemaker
Peacemaker

Femenino Mensajes : 7527
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2010
Edad : 23
Localización : Santiago, Chile

http://www.fotolog.com/desertsongg

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por NaturalxDisaster el Vie Jul 30, 2010 10:08 pm

OK, voy a hacer el fucking banner xDD [aunque, después de este comentario, queda uno más, y después se empieza una nueva página, así que si alguien quiere comentar, así empiezo la fic y el primer capítulo aparece en el comentario de arriba de todo (?) O sino no importa, soy un poco rompe bolas, oh si Smile]

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Judge's Daughter/Church on Sunday

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:37 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.