Pepa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pepa

Mensaje por NaturalxDisaster el Jue Jul 11, 2013 11:19 pm

Hola, el nombre del tema no tiene nada que ver con el contenido (en serio, lo juro), tal vez lo cambie otro día.

Bueno, como dije antes, empecé a escribir otra vez. Ésta vez decidí delirar un poco escribiendo cuentos para nada cortos sobre dos personajes (o mejor dicho, tres) que se me ocurrieron una vez cuando venía en el colectivo escuchando MGMT, Luna, Paul (grande) y Paul (chico).
Empecé a escribir hace unos meses, en realidad, pero escribí mucho, abandoné mucho y eliminé por completo muchas otras cosas. Empecé por el final de la historia, haciendo una especie de introducción que no voy a incluír acá, que en realidad explica varias cosas (como el hecho de que la historia se desarrolla por completo en Buenos Aires, pero Paul tiene nombre inglés... Por ejemplo), pero al final, antes de ayer, empecé con un cuento que a mi parecer es la parte más importante de una historia que básicamente sólo existe en mi cabeza. Escribí la mitad (cinco páginas) y la otra mitad, ayer. La culpa de que haya escrito esto creo que la tiene la música, y como lo nombro, Spinetta estaba martillándome la cabeza mientras escribía la primera parte, y Congratulations de MGMT me hizo viajar mientras escribía la segunda. No sé si quedó algo o muy personal o todo lo contrario, muy alejado de cosas en las que alguna vez pensé. Incluí un estilo viejo que creo que nunca voy a poder cambiar, junto con imágenes que capturé directamente de sueños que tuve, con algunos términos que me permití pedir prestado a Stephen King, de su Torre Oscura (como el uso del "Cuando" como sustantivo). De todas esas cosas, salió Paul Cuenta un Secreto, y no sé en qué momento voy a volver a pensar alguna otra historia de Paul, pero de cualquier forma, éste es el comienzo. Insisto en que esto se toma como un cuento y no como novela, ya que lo demás puede tener relación con lo anterior o no (y con suerte, van a ser más cortos).
Creí necesaria ésta pequeña introducción, y espero que no haya sido aburrida. Tal vez la copie en mi blog mañana, porque ya publiqué la historia (si quieren leerla ahí y comentar o hacer clic en reacciones, ENTRE AQUÍ ), y bueno. Los personajes y situaciones que se exponen a continuación son ficticios (como después no va a caber duda), cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia Laughing

Edit: Recomiendo mucho que vayan a leer al blog, tiene sangrías, todo está en su lugar, acá podría hacerlo pero hace tanto tiempo que no publico nada que me olvidé los códigos para usar todo como corresponde y me da paja buscar, además de que es complicado porque no veo lo que escribo una vez que lo pego en el cuadro de edición xD

__________________________________________

PAUL CUENTA UN SECRETO.
Un húmedo y frío día de invierno en Buenos Aires, Luna salió a la calle envuelta en su abrigo y su bufanda, recibiendo el viento fuerte en la cara, tratando de no dejarse vencer por él. Era un punto pequeño, rojo y encorvado que atravesaba la ciudad con inexplicable prisa. No le ponía de mal humor el hecho de que bien podría estar en su casa, tibia al lado de la estufa, rodeada de música y perfume a café. De hecho, ni siquiera se cruzaban esas ideas por su cabeza.
En su mano todavía sostenía el celular, y en esa pantalla todavía estaba el mensaje de Paul: “Vení rápido, por favor.” El aparato sonó otra vez, asustándola. Y luego, el alivio: “No te preocupes, estoy bien, pero igual necesito que vengas.” Casi soltó un suspiro, pero no se permitió el segundo necesario para hacerlo. De todas formas, tendría que haber sabido que nada podía ser tan grave. Es decir, él sí se mostraba raro esos días; ella pocas veces podía descifrar lo que querían decir sus actitudes, sus miradas, o incluso las cosas que decía, pero no parecía algo terriblemente malo. Sí, así era. Trató de convencerse de que así era, al menos.
La verdad era que a veces no tenía idea lo que Paul podría llegar a ser.
Vivían a unas cuadras, así que en muy poco tiempo estuvo ante su puerta. Siempre se sentía increíblemente pequeña ante ella, ante esa casa gigante que parecía que podía venírsele encima. Que la devoraba cada vez que entraba. Y sin que tocara el timbre, la puerta se abrió. Lo que vio casi la hizo sonreír: Paul estaba envuelto hasta la cabeza por una frazada azul, en medias, despeinado y más ojeroso que nunca. No sabía si reír o llorar, literalmente. En lugar de eso, se acercó y después de acariciarlo, le dio un pequeño beso en los labios. Se olvidó del tamaño de la casa y del tamaño del mundo.

-Espero que mi mensaje no haya sonado… Mal –dijo dejándola pasar, haciendo una mueca.
-No te hagás problema, estoy bien –contestó sacándose el abrigo.
-Viniste muy rápido, por eso pensé que te preocupaste –murmuró sonriendo levemente. Ella no contestó, y en cambio, le dio el abrigo que él colgó al lado de la entrada.
-De cualquier forma, veo que te estás tomando muy en serio eso de “semana de descanso” –dijo observándolo significativamente. Finalmente, él rió, aunque no con demasiadas ganas.
-Me acabo de despertar –confesó aferrando más fuerte la frazada. Le agarró la mano y la observó unos segundos, mientras Luna seguía tratando de adivinar algo, un gesto, una palabra. Lo encontraba vulnerable, casi podía verlo corriendo, escondiéndose en un cuarto oscuro lleno de fantasmas. Escondiéndose de ella. Y en lugar de buscarlo, lo volvió a besar. Su respuesta dijo que era lo que necesitaba-. Vamos arriba.
Lo siguió.
Una vez en la habitación, Luna pensó que el “me acabo de despertar” era una mentira más grande que la intensidad de su amor. La cama sí estaba desordenada, pero no tenía el aspecto que tendría si él hubiera estado durmiendo plácidamente durante más de doce horas. Estaba desordenada, la sábana colgando a un costado, rozando el piso, la almohada violentamente aplastada contra la pared. En un rincón, perdido entre ropa y una computadora, estaba el teclado enchufado, el cual seguramente había quedado abandonado antes de que sonara el CD que escuchaba en ese momento. Lento, dulce, cálido y en un volumen no tan alto, algo de Spinetta perfumaba la habitación. Paul terminó de agregar magia cuando pasó al lado de ella y se tiró en la cama, la vista fija en el techo. Eso era lo que había estado haciendo antes de que ella llegara, y lo que seguramente había hecho durante toda la noche. Simplemente yacer ahí, llenando su cabeza de música y pensamientos extraordinarios, con los mismos pantalones rotos y una simple remera negra, que formaba parte de un armario no tan lleno de ropa, de alguien a quien no le interesaba demasiado su aspecto. Y ahora quería que ella escuchara esos pensamientos. Estaba segura, como estuvo segura de que había estado esperando un mensaje como ese, que la llenara de nervios y ansiedad.
-¿Qué pasa? –preguntó mientras se sentaba a su lado. Él apoyó su cabeza sobre las rodillas de ella y se dejó abrazar. La luz de la ventana destacaba la noche sin dormir en su rostro, en sus ojos.
-Tengo un problema, desde hace bastante tiempo –contestó rápido y con naturalidad. Claro, porque era algo simple que ella ya sabía. “¿Por qué tardaste tanto en querer tener ésta charla conmigo, Paul?”, habría preguntado. Pero cuestionarlo no servía de nada en ese momento, y menos si lo veía en ese estado. No en mal estado, sino en un estado extraño. –Tengo que contártelo. Es decir, es necesario, porque creo que necesito ayuda.
-Voy a hacer lo que pueda –contestó finalmente. –Pero no me gusta verte así.
Él sonrió. Una auténtica sonrisa, del estilo Paul. Amaba verlo sonreír, porque su sonrisa encerraba toda su personalidad. Él odiaba ese gesto, y sin embargo, no podía evitarlo; cada vez que tenía que sonreír, parecía ocultar la sonrisa de él mismo. Era un secreto, casi algo que le daba vergüenza. Ahí estaba la naturaleza de su ser, en una sonrisa, tímida, pequeña, hermosa. Oculta, como él y su vida; abierta sólo a pocas personas, como ella.
Esa misma sonrisa se acercó a Luna y cuando se dio cuenta, ya no estaba recostado con la cabeza en sus rodillas, sino que la abrazaba fuertemente. ¿Cómo podía alguien hacer que un día tan gris y frío fuese tan maravilloso? Por un segundo, se olvidó que había llegado ahí casi corriendo, preocupada, y se olvidó que él no había dormido, que hacía una semana que no iba a la escuela; se dejó besar mientras el bajo lejano de la música marcaba el ritmo de su corazón. Como un sueño. O como el sueño que después viviría.
Pero Paul no estaba bien, ¿no?
-Necesito llevarte conmigo a un lugar… Pero es peligroso y si te lo explico antes no vas a creerme –murmuró con el rostro hundido en su cuello, rozándole la piel con los labios, provocándole escalofríos (y más tarde se daría cuenta que no estaba segura de haberse estremecido por el contacto, porque bien podría haber sido por lo que él le estaba diciendo y la forma en la que lo hacía). Después soltó una risita. –O vas a pensar que estoy loco, aunque puede que sea verdad.
-Creo que es mejor resolver eso antes que hacer cualquier otra cosa, entonces –le contestó sonriendo, separándose un poco.
Paul se acostó de vuelta, acomodando la almohada, y ella se acomodó a su lado, sin abrazarlo, observándolo. Él se giró hacia ella también, y sí la rodeó con su brazo.
Pensaba que tal vez era mucho menos grave que lo que había creído. Paul solía escribir mucho, y si bien nunca había necesitado ayuda para terminar una historia, siempre había una primera vez para todo. Lo que Luna verdaderamente temía era que sus ideas pudiesen jugarle una mala pasada. Que lo absorbieran o que él se dejara absorber por ellas.
-Mejor si te acomodaste, vamos a tener que dormir –dijo con una seriedad casi inapropiada para la indicación que le estaba dando.
-¿No era que tenías que llevarme a algún lado? –preguntó con un poco de escepticismo. ¿Qué podía esperar de él? Todo. Y “todo” es un concepto bastante amplio.
-Sí, pero también te dije que si te lo explicaba, no me ibas a creer –le recordó. Luna asintió. –Y ahora vamos a empezar, pero mirame y acordate de lo que te digo ahora: Cuando lleguemos, búscame, gritá mi nombre. Y cuando quieras volver, vamos a volver, pero una vez que me encuentres, no te separes de mí, por más de que yo me vea un poco… raro. ¿Está claro?
-Clarísimo –contestó cada vez más extrañada. Abrió la boca para decir algo más, pero él la calló.
-Mirame, a mí. A los ojos –le pidió. Después de unos segundos se sonrió un poco. –Espero no espantarte.
-Voy a estar acá, no me vas a espantar muy fácil –repuso sin dejar de mirarlo. Creyó que él iba a hacer algún comentario sarcástico al respecto, pero claramente se contuvo.
Después, fue imposible dejar de mirarlo, y tampoco pudo volver a decir ni una palabra. Observaba sus ojos profundos, celestes, un océano en el que podría flotar para siempre. Estiraban con fuerza de su voluntad, consumían su razón y el control de su mente. De repente sentía que estaba siendo arrastrada a un sueño, y el sueño eran esos ojos, o el sueño era él. Sintió que caía en esa profundidad asombrosa, que caía de verdad, pues su cuerpo había abandonado la cama, y entonces sólo sentía el brazo de Paul pesando sobre su cintura. Aquel color divino tiñó todo el universo, como si sus ojos fueran eternos, y entonces se sintió fría, húmeda, aplastada, en todo el cuerpo. Se metió en aquellos ojos hasta que fue parte de esos tonos azules, y su cuerpo abandonó la habitación de Paul, y lo abandonó a él. El azul se convirtió en negro, y entonces…
Estaba flotando. Algo le dijo que abra los ojos, y así lo hizo. Volvió a verse envuelta de azul, pero ahora entendía lo que sucedía. Estaba literalmente flotando en unas aguas interminables, y eso explicaba el frío y la humedad. No veía el fin de aquel océano. No veía nada más que no sea aquel color celeste distorsionado, tan intenso… que casi parecía cambiar en miles de colores diferentes antes de volver a ser lo que era, celeste. No estaba respirando, y recién cuando se dio cuenta de esto, comenzó a luchar por hacerlo. Miró hacia todos lados, y miró hacia abajo. Allí sólo veía la oscura eternidad. Y miró arriba, donde veía luz.
Comenzó a ahogarse.
Nunca había ido a clases de natación, pero creía tener idea de cómo tratar de flotar. Sólo que en ese momento estaba perdida, desorientada, y no lo estaba logrando. Iba a morir allí, y ni siquiera había tenido tiempo de recordar que antes de caer ahí, había estado recostada en la cama de su novio.
El azul profundo desaparecía, y todo se llenaba de luz, pero todavía no lo conseguía. Llegó a pensar que en realidad no le interesaba salir sólo para poder respirar. Quería llegar a la superficie porque comenzaba a ser consciente de que estaba en un lugar desconocido, y después de todo, ¿qué había allí? ¿Cómo había llegado a ese lugar? Quería verlo, porque sabía que iba a ser hermoso. No estaba segura porqué. Todo era tan onírico…
Una mano alcanzó la suya y tiró de ella con tal fuerza que salió volando hacia la superficie. Cuando pudo respirar, casi lo hizo a gritos. No estaba muy segura cómo, pero estaba en una playa, como si no hubiera existido una profundidad segundos antes. Cayó en la arena escupiendo agua, medio llorando. Levantó la vista unos segundos y llegó a ver que la playa terminaba unos cincuenta metros más allá de donde estaba ella, y después comenzaba un bosque. No llegó a ver mucho más, ya que después cayó sobre su brazo y perdió el conocimiento.
***
No estaba segura del tiempo que había permanecido desmayada. Parecían veinte años, pero se despertó tan repentinamente que creyó que no había tenido tiempo de dejarse caer. Sonaba un ensordecedor ruido de tambores en todos lados, parecía estar en todos lados. Y ella no veía a nadie que lo provocara. Trató de taparse los oídos con las manos, pero no parecía haber diferencia. Gritó. Se acordó de Paul y gritó su nombre. Gritó hasta que comenzó a dolerle la garganta también.
Y de repente, silencio.
Escuchó su propia voz varios segundos después de que el ruido se apagara. Y en ese momento ya estaba derramando lágrimas otra vez. Se puso de pie, y entonces observó el lugar en el que se encontraba, casi para volverse a desmayar. Sus pies todavía eran bañados por el lago del cual había salido, que parecía mucho más chico ahora que ella estaba afuera, en la orilla. A lo lejos seguía sonando algún instrumento, aunque éste casi ni se oía. Era un órgano que silbaba una melodía sincopada y tétrica. Más tarde, se le sumó un contrabajo. Ambos instrumentos calzaban muy bien con el resto del lugar, una especie de jungla multicolor que rodeaba el lago y todo lo que había más allá. El cielo parecía ser de un color violáceo, completamente despejado, y ante ella, el lago parecía un espejo infinito. En el aire, volaban miles de insectos que bien podían ser luciérnagas, aunque nunca había visto que brillaran de tantos colores, pues los había verdes, rojos, violetas, amarillos… Y casi colores que ella no conocía. Mirar el bosque, la selva, o lo que sea, a sus espaldas, le daba escalofríos, y estaba segura de que no quería meterse allí. Cuando vio la luna en el cielo, tampoco estuvo segura de querer quedarse junto al lago. Brillaba como un ojo azul dibujado en un manto violeta, como…
-Los ojos de Paul –murmuró, y recordó lo que él le había indicado. Tenía que encontrarlo, tenía que gritar su nombre otra vez hasta encontrarlo. -¡PAUL!
Silencio.
A lo lejos, comenzaron a estallar unas luces extrañas, como el flash de muchas cámaras fotográficas. Sólo que no había ningún fotógrafo, y Luna comenzaba a dudar de la existencia de alguna otra persona en aquel lugar. Algún animal salió del lago y cruzó corriendo el tramo que lo separaba del bosque, y se perdió en él, a la velocidad de las luces que centellaban más allá. Luna comenzó a temblar, y miró en derredor. Volvió a gritar el nombre de Paul, histérica.
-Podría crecer en los manantiales, o en los más áridos desiertos…
Era la voz de un niño, que cantaba quién sabe dónde. No acompañaba la música que sonaba aún más lejos. No, ésta voz estaba sola, entonando una especie de canción infantil, o tal vez sólo sonaba así debido al timbre de voz, inocente, pequeño, como una hormiga.
-¡Paul, dónde estás! –gritó otra vez. La voz del niño se detuvo durante unos segundos. Después comenzó a tararear otra vez.
-Pero crece aquí, junto al lago, la luna y algunos otros secretos…
Luna se alejó lo más posible del agua, temblando ya que todavía estaba bastante húmeda. No hacía frío (el invierno de Buenos Aires claramente estaba muy lejos de aquel lugar), pero temblaba, de miedo, de confusión, porque hacía dos segundos estaba acurrucada junto a alguien que creía conocer, y ahora estaba sola, en un mundo donde parecía que siempre iba a estar sola. Sola, escuchando tararear a un niño, con un par de instrumentos extraños más allá, rodeada de luces que podrían haber sido hermosas, que podrían haber sido un maravilloso invento de Paul…
Entonces lo recordó. Levantó la vista y volvió a observar todo nuevamente. Estaba aterrada, confundida, perdida… Pero claramente todo eso lo había visto antes. Se puso de pie y se acercó al lago otra vez. Se llamaba Lago de las Canciones, y los insectos que flotaban encima de él no eran luciérnagas, sino una variación que no tenía nombre, pero que tampoco eran del todo seres vivos. Lo sabía, porque todo eso podía provenir de una sola mente. De la mente de Paul.
-¡PAUL, ENCONTRAME AHORA, POR FAVOR, PAUL! –volvió a aullar, conteniendo el llanto. Ahora estaba segura de que él aparecería en cualquier momento.
Y así fue.
-¿Hola? –oyó una vocecita a sus espaldas.
Se giró sobresaltada, sin ver a nadie al principio, y descubriendo un ser casi diminuto al bajar la vista. Era un niño que no podía tener más de seis años quien la observaba con curiosidad. Lo reconoció al instante. Los ojos azules eran grandes en su pequeña y pálida carita cubierta de pelo casi negro, cubierta también por el pulóver gigante que no dejaba ver sus manos. Tenía unos pantalones marrones sueltos que también parecían grandes para él, y apenas se podían ver la punta de sus zapatillas sucias. No parecía para nada un niño que se hubiera perdido, no estaba ni asustado, ni confundido, ni muerto de hambre. Luna estaba viendo a un Paul de cinco años, perfectamente cómodo en el mundo que él mismo había creado, rodeado de infinitas luces de colores, con el bosque de plantas multicolores de fondo, escuchando una música horriblemente psicodélica.
-Paul…
El chico sonrió. Era la sonrisa más feliz que le había visto en la vida.
-¡Qué bien que te pude encontrar por fin! –exclamó saltando hacia ella y rodeándola con sus brazos.
-Pará, Paul, ¿de verdad sos vos? ¿Qué es este lugar? Yo no… No entiendo absolutamente nada –dijo separándolo un poco para mirarlo a los ojos. Se desesperó un poco al darse cuenta de que el niño no parecía tener una respuesta a las preguntas. Después de unos segundos, su mirada se llenó de entendimiento.
-Vení, voy a tratar de explicarte lo que pueda, pero tenemos que correr. Estaba esperándote porque necesito que me ayudes, y ahora lo entiendo todo un poco mejor.
Antes de que ella pueda decir nada, Paul la agarró de la mano y corrió bordeando el lago, por donde había venido. Luna lo siguió, tratando de volver a dirigir una mirada a sus espaldas, pero sin conseguirlo. Sentía que los flashes seguían disparándose en algún lugar, pero no los veía directamente.
Él la llevó a una especie de casa del árbol, oculta en la entrada del bosque. Estaba tan cubierta de plantas que Luna no la vio hasta que estuvo ante la puerta. Entró tras el niño y cerró la puerta cuando él se lo ordenó. Después de eso, él sacó un frasco con varios bichos del lago y lo puso en una mesa que casi ocupaba toda la habitación. Luna se sentó en el piso rápidamente, ya que su cabeza chocaba con el techo. Esperó observándolo ordenar algunas cosas, convencida de que sí era Paul. Sólo él podía ponerse a ordenar cosas en los momentos menos indicados.
-No sé en qué estaba pensando cuando te traje acá –confesó de repente, casi inaudible. Luna no contestó. –Perdón.
-Primero explícame algo y después vemos si me pedís perdón o no –repuso ella, con un poco de mal humor. –Paul, mírate. ¿Cuántos años tenés? ¿Cinco? No entiendo cómo puede pasar esto, ¿qué sos o qué es este lugar?
-Sí, tengo cinco años. Al menos ésta parte de mí –contestó. Se detuvo a pensar durante unos segundos y después continuó. –Mirá, lo que sé es que no puedo explicarte demasiado ahora. La persona que vos conocés, es Paul, pero seguramente es mayor que lo que soy ahora. ¿Cuántos años tengo en tu Cuando?
-Diecisiete –contestó Luna. –Entonces, ¿esto es tu pasado?
-Wow… Diecisiete años. ¡Te conocí a los diecisiete años! No es justo, falta mucho…
-En realidad, me conociste a los quince años. Tardaste un poco en contarme que podés viajar a un pasado bastante raro –explicó.
-Ah, pero es que esto no es el pasado. No es mi pasado –corrigió el niño. –Ésta es mi imaginación, Chica de Rojo.
Luna pestañeó y lo observó, como si de repente hubiera hablado en un idioma diferente. Soltó una risita nerviosa.
-Primero, me llamo Luna.
-Qué lindo nombre. ¿Qué sos mío? Tenés que ser muy importante como para que haya querido contarte esto…
-Pará, déjame hacer preguntas a mí también, pendejo –lo calló, y el niño le dirigió una mirada de reproche-. Segundo… Lo que me decís es imposible.
-¿Para eso me hacés callar? No es imposible, estás acá después de todo, ¿no? ¿Acaso es más posible viajar al pasado que meterse en la imaginación de alguien? –inquirió juguetonamente. Paul estaba jugando, nada más. Esa persona que tenía en frente de verdad era el niño del adolescente que ella conocía; estaba jugando, divirtiéndose, y tal vez no era eso lo que el Paul de diecisiete años quería que pase.
-Tenés razón –dijo igualmente.
-Todas éstas cosas las inventé yo –dijo orgulloso. –Incluso estos bichos que son nuestra luz ahora. Claro que en realidad las inventé en distintos momentos de mi vida. Recuerdo haber inventado las nubes de crema cuando tenía tres años, pero todavía no sabía escribir, así que no hay demasiadas, porque cuando comencé a hacerlo (no hace mucho) ya no me atrapaban tanto.
-Entonces en este mundo están todas las cosas que creaste para tus historias, ¿es así?
-Algo así –contestó él. Su rostro se ensombreció un poco. –Hay cosas malas también… Cosas que yo no quería crear. Pero no lo puedo controlar. Acá están todas las cosas que creé y que voy a crear. Yo mismo soy una creación de la persona que vos conocés. Él, el Paul de diecisiete años, no puede venir a éste mundo de otra forma, porque sino… Podría conocer cosas de su futuro. Cosas que va a imaginar en base a lo que vaya a vivir en el futuro.
“Yo no soy del todo real. Soy la infancia de Paul, más precisamente, el momento en el que él comenzó a escribir, pero ya no soy más que eso. Cuando aparecí, él supo de mi existencia y yo de la de él, pero… Ninguno de los dos puede ver a los Paul del futuro. Creemos que ya existen, pero no estamos seguros.
-¿Y en qué se basan para creer que es así?
El niño abrió el frasco, sacó un insecto y se puso a jugar con él. El animal no parecía sufrir ni resistirse, sino todo lo contrario: parecía gustarle que Paul lo deje ir y lo retenga, que lo deje caminar sobre su cabeza o meterse dentro de su ropa.
-Vi cosas… -comenzó a decir cuando ya parecía que no iba a contestar. –Creo que por eso él te pidió que vengas. Son monstruos extraños, que yo nunca imaginé y él tampoco. Creemos que pueden haber surgido de algún futuro no tan bueno de nosotros. Y de cualquier forma, esto no define algún tipo de destino o algo así (eso me lo explicó Paul cuando tenía doce años). No hay una seguridad de que algo así exista, porque todo lo que existe acá, se fue creando a medida que Paul fue… viviendo. Pero esas cosas son tan… tan… Tan propias de nosotros.
Luna asintió. No entendía cómo estaba aceptando todo con esa naturalidad. No quedaba más que aceptar lo que era, y la verdad no era más que esa. Ella podía meterse en los registros de la imaginación de Paul, y no tenía idea cómo era que existía, pero era real.
-Luna –dijo el niño, sonriendo. Después la miró, y ella le sonrió, haciéndolo sonrojar. Aquel Paul infantil también se sentía atraído por ella, pero no podía disimularlo tan bien como lo había hecho Paul cuando se conocieron. –Yo te conozco desde hace bastante.
-¿En serio?
-Sí… Pero nunca supe tu nombre, hasta ahora –contestó volviendo a guardar el bicho en el frasco. –Te veía siempre, lejos, y no llegaba a verte bien la cara. Vos formás parte de nuestra imaginación desde antes de que Paul te conozca en la vida real. Y por eso… Creo que los monstruos van a ser reales. Vos te filtraste, yo a los cinco años no tendría que haberte conocido. Pero pasó.
Pasó. Luna lo entendía todo, comenzaba a entenderlo al menos, pero no se imaginaba en qué podía ayudar a Paul. Había leído todo lo que él había escrito, incluso las cosas que habían quedado inconclusas y que no había publicado en su blog. Cada borrador, cada poema perdido, incluso cartas que le había escrito a ella y que a último momento había decidido no entregar. A la larga, las había recibido. Y sin embargo, se encontraba en un mundo diferente, con una persona diferente, e incluso se encontraba ante la posibilidad de enfrentarse al futuro de él, un hombre que todavía no conocía. ¿Qué podía hacer ella en todo eso?
-Si Paul te trajo acá, debés ser muy importante para él. Y nos vas a ayudar –dijo el niño, como si le hubiera leído el pensamiento. Se arrodilló con entusiasmo y volvió a sonreír. –Entiendo que Paul te haya traído en un día tranquilo, para que podamos hablar bien. Vos vas a ser nuestra forma de comunicarnos con el exterior, seguro nos vamos a enterar de muchas cosas con tu ayuda.
-Espero que así sea –le dijo soltando un suspiro. –Pero ahora me gustaría volver a casa, me parece.
-Está bien –aceptó él, aunque no parecía tener muchas ganas de dejarla ir. Luna sonrió y le dio un beso en la mejilla.
-Voy a volver con vos, no te preocupes.
Paul sonrió. Con la típica sonrisa de Paul. La abrazó y se acurrucó a su lado, apoyando la cabeza en sus piernas otra vez. Se dejó abrazar, arropar, como el niño que era. Luna se acostó también, de repente muerta de sueño.
-Si no te dormís, mejor, así después no pensás que fue todo un sueño –le dijo él, casi en un susurro.
-No sé si voy a lograrlo…
Comenzaba a soñar. El viento se había levantado afuera y el lago comenzaba a violentarse. Vio a Paul levantarse y abrir el frasco luminoso una vez más. Sacó un bicho y después volvió junto a ella.
-Agarralo y guárdalo. Cuando llegues, te vas a dar cuenta que todo esto es tan real como el mundo de allá.
-Paul, a veces a mí todos los mundos me parecen un sueño…
Lo vio sonreír, infantil, tan pequeño. Después se durmió sin soñar.

***
Cuando se despertó, Paul dormía profundamente a su lado. Apresurada, buscó su celular. Tenía varios mensajes de su madre. Eran las tres de la madrugada.
-No era un sueño –murmuró, sintiendo que se le asomaban lágrimas a los ojos. Después se sacudió la ropa, y sintió un cosquilleo en el cuerpo hasta que se sacó el insecto que un Paul de cinco años le había dado antes de dormir. Era azul. Lo tuvo en sus manos un rato, y después lo dejó ir. –No era un sueño.
A su lado, Paul se movió. Volvía a tener diecisiete años, y parecía haber logrado conciliar el sueño que hacía varias noches no lograba. Volvió a acostarse junto a él, y derramó algunas lágrimas al cerrar los ojos, sorprendida ante una verdad tan grande. No quería despertarlo, pero si él no la abrazaba, sentía que iba a volverse loca. O tal vez ya lo estaba…
-Perdón, Luna –dijo él de repente, y cuando abrió los ojos, él le secó las lágrimas. –Perdón por no haberte dicho antes.
-No tenés que pedirme perdón… Sólo que tuve mucho miedo, y fue todo tan raro…
-Ya sé.
No iba a decir mucho más, y Luna lo sabía. Paul no siempre podía decir mucho sobre lo que pasaba en la cabeza. Así que le dio un beso y trató de controlarse. De aceptar sin quejarse de nada.
-¿Me vas a ayudar? –le preguntó después de un rato. En la oscuridad, Luna lo miró a los ojos. Y asintió.
-Voy a hacer lo que pueda.
Él sonrió y volvió a besarla, más intensamente. Su cara se encontraba diez veces más descansada que antes de hacer aquel viaje, y casi podía ver al niño de cinco años que la había recibido en el otro mundo. A ambos los amaba. Iba a hacer lo posible para ayudarlo, porque amaba a Paul, y él la amaba a ella. En la oscuridad, el contacto la hizo estremecer nuevamente.
-Paul –se atrevió a interrumpir mientras acariciaba su cuello-, ¿va a ser peligroso?
Él permaneció quieto unos segundos y después le dio un beso en la punta de la nariz.
-Sí, va a ser peligroso –confesó mirándola fijamente.

Luna asintió. Lo observó unos segundos más, y después volvió a besarlo.[/quote]

Spoiler:
Debo agregar que tuve que editar todo esto en un bloc de notas porque sigue molestándome el editor con letras que no se ven NINJA

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pepa

Mensaje por Amanda el Jue Jul 11, 2013 11:59 pm

antes de leer: CREÍ QUE HABÍA HECHO UN TEMA DE LA LAUCHA QUE TENÍA LA OTRA VEZ, QUE LE PUSE PEPA, Y NO PODÍA ACORDARME DE HABER HECHO UN TEMA, Y POR QUÉ LO COMENTARÍAS AHORA Y ASÑKDGJALKJLAKJ XD
ok, ahora leeré xD

_________________________________________________


Premios 2012:





Amanda
Stray Heart
Stray Heart

Femenino Mensajes : 22742
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 20/03/2010
Edad : 23
Localización : Concepción, Chile

http://panicoverbal.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pepa

Mensaje por NaturalxDisaster el Vie Jul 12, 2013 11:54 am

^ Amanda, no tengo ni la menor idea de lo que estás hablando JAJAJAJAJA xDD! Yo le puse "pepa" porque pensé en drogas, no sé... Pero es un nombre gracioso también (?).

_________________________________________________

BlogTwitter •  TumblrFacebook

Teams, awards and more stuff...
Casada por Whatser, con Renacuajo Tripolar, Lau y Gisse


I wanted you, you wanted ME...

NaturalxDisaster
Moderador
Moderador

Femenino Mensajes : 10720
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 23
Localización : En la casa de TU VIEJA

http://charlatansxsaints.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pepa

Mensaje por Amanda el Vie Jul 12, 2013 2:31 pm

Bueno, mejor que nadie sepa (???) aualsjalk te comenté en el blog :3 Acá sólo pondré que VAYAN A TODOS LEER, MIERDAS, YO SÉ QUE STALKEAN ESTOS POSTS (???)

_________________________________________________


Premios 2012:





Amanda
Stray Heart
Stray Heart

Femenino Mensajes : 22742
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 20/03/2010
Edad : 23
Localización : Concepción, Chile

http://panicoverbal.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pepa

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:19 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.